SAF – 22 de agosto de 2017.

Desde el Gabinete de Comunicación del MAPAMA (Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente) envían unas sencillas infografías sobre el procedimiento en la actuación de los medios del Ministerio que atienden los incendios forestales,

incendios2 mediospor desgracia tan habituales cada verano y que este año han afectado ya a 75.026,22  hectáreas. Incluimos, además de los datos de los medios disponibles y unos principios generales de funcionamiento, un gráfico sobre cómo se coordina el envío de estos equipos en caso de incendio.

Como habitualmente recalcamos, los medios del MAPAMA, tanto terrestres (Brigadas BRIF) como aéreos, atienden a las solicitudes de las Comunidades Autónomas que los solicitan, por tratarse de incendios que requieren del apoyo de los medios estatales. El trabajo en estos incendios de los medios estatales puede ser necesario debido a tres tipos de cuestiones:

1)     por la dimensión o virulencia del fuego;

2)     por presentar otras dificultades añadidas para su extinción (orografía, condiciones meteorológicas…);

3)     por tener una simultaneidad de incendios grande y no poder atender a todos.

Una vez que los medios del MAPAMA incendios3 dispositivollegan al incendio para el que se les ha solicitado, pasan a estar bajo las órdenes del Director de Extinción perteneciente a la Comunidad Autónoma donde tenga lugar el fuego. Ese director de extinción es el máximo responsable en el dispositivo de extinción, y quien decide donde y cuando actúan todos los medios.

Como indicamos en las infografías adjuntas, los medios de que dispone el MAPAMA son de ámbito nacional. Aunque, lógicamente, están ubicados en las diferentes comunidades autónomas, repartidos por la geografía nacional, esto no quiere decir que estén “asignados” a comunidades determinadas. Por ello, pueden actuar (y de hecho lo hacen) en cualquier punto del territorio nacional. También pueden ser desplazados fuera de nuestras fronteras, como estos días se está haciendo en apoyo de Portugal para la lucha contra el fuego en el país vecino.