Así ha sido, a las 20:00 horas nadie se concentró, nadie protestó, aunque sí que vimos a varios agentes de paisano de los cuerpos de Policía Local y Nacional en previsión de cualquier altercado o cualquier salida de tono de cualquiera, ya que no estaba permitido, ni autorizado.

La libertad no se coarta siempre que se pide permiso y las protestas son legales y lícitas, eso sí cuando se solicitan los permisos pertinentes y más cuando estamos en pleno Estado de Alarma que realmente no es muy constitucional que digamos ya que este tipo de estado solo se puede ejecutar según la Constitución y el artículo Sexto capítulo II del Estado de Alarma durante 15 días, siendo de extensión privativa y en la que sólo se podrá prorrogar con autorización expresa del Congreso de los Diputados, que en este caso podrá establecer el alcance y las condiciones vigentes durante la prórroga.

Leer más en ZN