La limitación a sólo cinco plazas, contraviene los propios principios del Reglamento de Funcionamiento de la Escuela Infantil que nació para “cumplir un doble objetivo, la educación inicial del niño y la conciliación de la vida laboral y familiar”

La necesidad de los usuarios y la dificultad para conciliar la vida laboral en plena crisis del Covid-19, hace necesario un esfuerzo por parte de las administraciones, más aún de los ayuntamientos, que son los más cercanos al ciudadano y tienen que velar por favorecer la integración de las familias al medio rural y el arraigo en localidades de pequeño tamaño. El esfuerzo en este caso, pasa por acoger a todos los solicitantes y no excluir a nadie por ningún motivo.
El equipo de gobierno no puede escudarse en cumplimiento de medidas de seguridad socio-sanitarias sin tener previstas alternativas para garantizar el acceso a todos los niños en la escuela infantil y menos esperar a finales de agosto para planificar la organización de un curso que ya se nos viene encima.

Este grupo municipal, ha propuesto, alternativas y pide al equipo de gobierno un esfuerzo para garantizar la conciliación de las pocas familias que se arriesgan a criar niños en el medio rural y fijar la población joven que tan necesaria es con el envejecimiento que tiene el municipio.
Hacemos un llamamiento de nuevo al equipo de gobierno, para que reflexione y negocie, si lo cree conveniente con otras administraciones y busque alternativas para ampliar horarios o buscar locales alternativos que garanticen el acceso de los niños solicitantes y la conciliación de la vida laboral de los vecinos necesitados.