• El 70% de ellas está en las modalidades que conllevan exoneraciones en las cotizaciones a la Seguridad Social
  • Supone un descenso de 36.621 personas respecto al cierre de marzo tras el levantamiento de algunas restricciones por la pandemia
  • Por tipos, las salidas se han producido de forma muy acentuada en los ERTE por impedimento
  • De las 100 actividades, dos (Alojamiento y Comidas y Bebidas) concentran casi la mitad de las personas en ERTE

La Seguridad Social registró 638.238 personas protegidas por ERTE a 29 de abril, según los datos provisionales recogidos por el organismo. El número de trabajadores en ERTE continuó disminuyendo por segundo mes consecutivo desde el pico de la tercera ola, cuando alcanzó a los 978.438 trabajadores. La relajación de las restricciones administrativas para luchar contra la pandemia y el avance de la campaña de vacunación han contribuido a este nuevo descenso.

Respecto al último día de marzo, se ha producido un descenso de 36.621 personas si tenemos en cuenta la serie revisada en función de las personas en alta afectadas. Según la fecha de notificación (*ver nota al final de este documento), se ha producido un descenso de 105.345 personas.

De media en abril, ha habido 650.180 personas en ERTE, de los que 454.765 eran de los RDL 30/2020, 35/2020 y su prórroga en el RDL 2/2021, por tanto, con exoneraciones en las cotizaciones a la Seguridad Social. Respecto al mismo mes de 2020, cuando se registró el momento más agudo de la crisis, se ha producido un descenso de 2,98 millones de personas en ERTE, según fecha de alta, y de 2,75 millones, según fecha de notificación. En ambos casos, suponen un descenso de más del 80%.

El 70% con exoneraciones a la Seguridad Social

De las 638.283 personas en ERTE asociado a la COVID-19 a finales de abril (día 29), 447.263 -el 70% del total- lo están en algunas de las modalidades que se pusieron en marcha a partir del 1 de octubre, prorrogadas a partir del 1 de febrero, y que conllevan exoneraciones a la Seguridad Social.

En concreto, 22.843 personas están acogidas a ERTE de impedimento, otras 170.902 a ERTE de limitación y otras 253.518 a ERTE de sectores ultraprotegidos y su cadena de valor. Los primeros han sido los que han
registrado una mayor variación respecto al fin de marzo, casi un 60%, debido al levantamiento de algunas restricciones administrativas.

Fuera de estas modalidades, ya sin exoneraciones, hay otras 191.020 personas en ERTE de Fuerza Mayor o ETOP.

Dentro de las 638.283 personas en ERTE al cierre del mes, 195.224 estaban suspendidas a tiempo parcial.

Concentración sectorial y geográfica

El número de trabajadores en ERTE supone el 4,4% de los afiliados del
Régimen General (sin sistemas especiales) con una gran concentración sectorial. De hecho, de las 100 actividades, dos (Alojamiento y Comidas y Bebidas) concentran casi la mitad de las personas en ERTE.

En términos absolutos, el mayor número de trabajadores acogidos a esta fórmula de protección, concretamente, corresponde a Servicios de comidas y bebidas con 196.639 personas, que suponen casi el 23,65% del total de los afiliados en este sector.

Los sectores con mayor porcentaje de trabajadores en ERTE son: Agencias de viajes, con el 58,26% de sus afiliados en esta situación; Servicios de alojamiento, con un 52,12% de sus afiliados bajo este instrumento de protección, Transporte aéreo (41,99%) y Actividades de juegos de azar (33,85%).

Geográficamente, también existe una importante concentración en las zonas con mayor actividad turística. En concreto, Las Palmas es la provincia con más trabajadores en ERTE (15,04% de sus afiliados). Le
sigue Santa Cruz de Tenerife, con un 12,02%, y Baleares, con un 8,87% de sus trabajadores en ERTE. Ciudad Real y Guadalajara son, por el contrario, las provincias que menos trabajadores tiene en estos
mecanismos, con un 1,99% del total.

NOTAS SOBRE PUBLICACIÓN DE LOS DATOS DE ERTE:

*Debido a problemas técnicos, el último dato de referencia es del 29 de abril. Tan pronto como sea posible se actualizarán a 30 de abril.
**Dado que las fechas de solicitud del ERTE y la de sus efectos pueden ser distintas, hay una cierta disparidad entre la fecha de notificación –los datos comunicados hasta esa fecha- y la fecha en la que produce efectos -en alta- (por ejemplo, puede ser que una empresa comunique a la Tesorería el ERTE de su plantilla el 10 de diciembre, cuando éste tiene
efectos ya desde el 20 de noviembre). En aras de la transparencia, en el Excel adjunto se pueden consultar las series revisadas tanto de las personas en ERTE por su fecha de alta –una serie que requiere actualización diaria- como por la fecha de notificación para que se puedan realizar las comparaciones oportunas.

Artículo anteriorEl paro desciende en 39.012 personas en abril y acumula dos meses consecutivos de caída
Artículo siguienteLos alumnos de Castilla y León podrán solicitar plaza para estudiar Formación Profesional del 28 de junio al 6 de julio