Hoy, durante una reunión de la secretaria general, Cuca Gamarra, con los portavoces parlamentarios autonómicos del PP

El Partido Popular ha acordado presentar el plan económico y fiscal que remitió el pasado 22 de abril el líder del partido, Alberto Núñez Feijóo, La Moncloa a todos los parlamentos autonómicos para que se eleve en forma
de proposición no de ley con el objeto de instar al Gobierno a bajar los impuestos a familias con rentas inferiores a los 40.000 euros.

La decisión se ha adoptado tras una reunión que ha mantenido la secretaria general, Cuca Gamarra, en Génova con los portavoces parlamentarios autonómicos, a la que también han asistido el coordinador general, Elías Bendodo, el vicesecretario de Coordinación de Política Autonómica y Local, Pedro Rollán, y el vicesecretario de Economía, Juan Bravo.

El PP quiere que ese documento, en el que se detallan medidas para racionalizar el gasto burocrático, aplicar una bajada de impuestos a las clases medias y bajas para compensarles del aumento de la inflación, el rediseño de los fondos europeos para hacerlos más útiles y emprender reformas estructurales a medio plazo para incentivar la actividad económica, se traslade a todos los municipios, diputaciones, cabildos insulares y comunidades autónomas para que se conozca, discuta y enriquezca e instar así al Gobierno a que lo haga
suyo, una vez que desde La Moncloa no lo ha aceptado ni en parte ni en nada.

En la reunión con los portavoces parlamentarios regionales, la dirección del PP ha constatado que el partido seguirá con la mano tendida para ofrecer soluciones en beneficio del interés de los españoles en un momento, además, en el que los indicadores económicos alertan de una ralentización de la economía con un frenazo en las previsiones de crecimiento en las que el Gobierno se ha visto obligado a modificar a la baja, del 7% al 4,3%, sus estimaciones.

La secretaria general, junto con el coordinador general y los vicesecretarios, han expuesto que el aumento de los ingresos tributarios en 54.749 millones de euros, casi 10.000 millones más que en el mismo periodo del año pasado, como consecuencia en buena medida del incremento desmedido de los precios, justificaría la obligación del Ejecutivo de devolver a los españoles lo que han pagado de más porque ese dinero “es de los ciudadanos y no del Gobierno”.

Los portavoces parlamentarios han coincidido en que cada día son más los españoles que perciben que la actitud de Sánchez negándose a dialogar y pactar con Feijóo un plan económico, evidencia que la situación es similar a la que se vivió con Rodríguez Zapatero, que llevó a nuestro país a una crisis económica que tuvo que resolver años más tarde un gobierno del PP.

Artículo anteriorMañueco asegura que la Junta va a exprimir todo el potencial de Castilla y León para que sea un foco de atracción de inversiones
Artículo siguienteEl Zangarum Cross Trail discurrirá entre jaras y alcornoques por Ricobayo por Ricobayo y Villaflor