En el debate de una moción del PP en la Comisión de Despoblación y Reto Demográfico

  • María José Heredia, portavoz de Reto Demográfico del GPP, pide eliminar los estereotipos y “trasladar la imagen real de cómo se vive en un pueblo en el siglo XXI”
  • Asegura que tanto el turismo rural como la pandemia han permitido conocer la vida real en los pueblos, que presenta muchos niveles de calidad

El senador del Partido Popular por la provincia de Zamora, José María Barrios Tejero, ha asistido a la Comisión de Despoblación y Reto Demográfico en el Senado en la que se ha debatido y aprobado una moción del Grupo Parlamentario Popular para pedir al Gobierno de Espala que impulse campañas de divulgación para hacer más atractivo el mundo rural.

La portavoz de Reto Demográfico del Grupo Popular y senadora por Soria, María José Heredia, ha pedido al Gobierno de Pedro Sánchez que “impulse y promueva campañas de información, divulgación o sensibilización que transmitan una visión más atractiva del mundo rural y de las personas que viven en los pueblos”.

José María Barrios comparte la reclamación de Heredia al Gobierno Socialista para que “se eliminen estereotipos y se ponga en valor en valor la imagen y reputación de los territorios más afectados por los riesgos demográficos”, tal y como recoge el Documento de Directrices para la Estrategia Nacional, tras lo que ha pedido “trasladar la imagen real de cómo se vive en un pueblo en el siglo XXI”.

El senador zamorano ha destacado que la portavoz de Reto Demográfico del GPP ha afirmado que “es mucho lo que las CC.AA. hacen en campañas de imagen para promover el turismo rural o acercar el mundo de la agricultura, al igual los Ayuntamientos y las Diputaciones, pero es mucho lo que también puede hacerse desde el Gobierno”.

“El principal estereotipo es la simplificación del mundo rural”, ha explicado a continuación, y ha añadido que ‘los paletos de pueblo’ es la madre de todos los estereotipos. “A las televisiones, el cine y novelas les encanta la imagen de las ruinas, las cabras y el pastor, pero no toda la España no urbana es eso”.

María José Heredia ha resaltado que tanto el turismo rural como la pandemia “han permitido conocer la vida real en los pueblos, que presenta muchos niveles de calidad: viviendas amplias y confortables, contacto con la naturaleza, más tiempo libre y mayor calidad en muchos servicios”.

En este sentido, la senadora por Soria ha puesto como ejemplo Castilla y León, que obtiene los mejores resultados en los informes PISA a pesar de que tiene una educación principalmente rural. “Las escuelas se mantienen abiertas en los pueblos con 4 alumnos y eso, lejos de ser perjudicial, está empezando a ser valorado como algo positivo por muchas familias que quieren para sus hijos el acceso a una enseñanza pública de calidad y avalada por los resultados”.

EL DRAMA RURAL EN EL CINE

“¿Qué visión del mundo rural ha transmitido el cine?”, se ha preguntado Heredia. “En nuestra memoria películas que siempre son dramas: Surcos, Orgullo, La venganza, Furtivos, El bosque animado, Los santos inocentes, Tasio, El disputado voto del Sr. Cayo o Amanece que no es poco”. También se ha referido al programa Historias de Nuestro Cine, de La 2 de TVE, que para celebrar el Día Mundial del Medio Ambiente programó dos películas dramáticas, Brumal y Las huellas borradas.

Por ello, la senadora soriana ha pedido “una comunicación más real, humana y positiva, porque afecta no sólo a la imagen que los de fuera se forman sobre los pueblos, sino que hace daño a los habitantes de los entornos rurales, que se ven tratados como si fueran un parque temático”.

También ha reclamado “campañas en las que se debería establecer la unión entre lo urbano y lo rural, porque no son contrarios, son complementarios. Los dos espacios plantean ventajas e No hay una vida idílica en los pueblos, como tampoco la hay en las grandes ciudades”, ha destacado.

Finalmente, María José Heredia ha demandado a los medios de comunicación “una visión realista y actualizada de la vida en los pueblos. De las ciudades conocemos lo mejor y lo peor; desde la vida más cosmopolita a los barrios marginales. De los pueblos siempre lo mismo: parajes desiertos, casas en ruinas y ancianos rememorando tiempos pasados”, ha concluido.

Artículo anteriorEl PP pide crear un bono social para sufragar la conexión a internet en el medio rural
Artículo siguienteEl Ayuntamiento de Tábara renueva los parques de La Cañada y San Lorenzo