El pasado mes de noviembre, el equipo de gobierno del actual alcalde de Fermoselle, Jose Manuel Pilo aprobó en la ordenanza en la que los hosteleros podrían optar a mantener sus terrazas en la calle según la normativa vigente por un simbólico precio, un euro. En el pleno del pasado viernes, se intentó por parte de la alcaldía instaurar de nuevo esa tasa de un euro como ayuda a los hosteleros, propuesta que fue tumbada por los ediles del PP que exigían un plan de contingencia ante la pandemia de parte del Ayuntamiento y no esta medida que hacía que al menos 7 terrazas puedan aliviar parte de sus gastos en la villa.

Leer más en ZN