• El Centro de Coordinación Operativa Integrado de Castilla y León, reunido esta mañana, recuerda la importancia de la colaboración de las personas seleccionadas en este estudio, diseñado para conocer el grado de afectación por SARS-CoV-2 entre la población española.
  • Los participantes están comenzando a recibir llamadas telefónicas para conocer su predisposición a participar y, en caso afirmativo, ser citados en dependencias sanitarias de Atención Primaria.
  • Las autoridades insisten en que ésta es la fórmula oficial de comunicación al respecto, por lo que se recomienda desconfiar, sobre todo las personas mayores, de cualquier visita o contacto no notificado ni identificado; en caso de duda, llamar al 1-1-2

Los primeros participantes en el estudio de seroprevalencia de la COVID-19 están comenzando a recibir las llamadas en las que se les informa de que han sido seleccionados y se les solicita su autorización; en caso afirmativo, también se están recabando los datos necesarios para citarles en sus centros de salud y consultorios locales de referencia.

Así lo ha informado esta mañana la directora general de Salud Pública de la Junta, Carmen Pacheco Martínez, al Centro de Coordinación Operativa Integrado (CECOPI) de Castilla y León, reunido bajo la presidencia del delegado del Gobierno, Javier Izquierdo Roncero y del consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones.

El ‘Estudio nacional de epidemiología sobre la infección por SARS-CoV-2 en España (ENE-COVID)’ ha sido diseñado por el Instituto de Salud ‘Carlos III’, en colaboración con el Instituto Nacional de Estadística, ambos organismos dependientes del Gobierno de la Nación.

Su desarrollo se prevé en tres oleadas, de dos semanas de duración cada una, durante las que serán encuestadas unas 90.000 personas en todo el territorio español.

Las comunidades autónomas, en el ámbito de la Atención Primaria, serán las encargadas de la realización de encuestas y analíticas y, en este caso, profesionales de la Consejería de Sanidad llevarán adelante este trabajo.

En Castilla y León serán 10.140 personas, repartidas provincialmente de la siguiente manera: Ávila, 1.020; Burgos, 1.200; León, 1.320; Palencia, 1.020; Salamanca, 1.200; Segovia, 1.200; Soria, 960; Valladolid, 1.380; y Zamora, 1.020.

Este trabajo de campo epidemiológico se basa en una encuesta censal aleatoria y la unidad de estudio adoptada son hogares completos, ya que se valora como la fórmula más eficiente, al incorporar participantes de todas las edades.

El objetivo primordial es estimar la prevalencia de la COVID-19 mediante la determinación de anticuerpos frente al virus en el conjunto nacional, por comunidades autónomas y por provincias, además de por edad y por sexo; se trata, por tanto, de comprobar el grado de expansión del virus en la sociedad española, para lo que se estudia el estado inmunológico de la población en relación con el SARS-CoV-2.

Comunicación previa oficial y cita en Atención Primaria Cada unidad familiar, de tamaño medio, seleccionada para esta encuesta de seroprevalencia, está siendo contactada telefónicamente para conocer la predisposición de sus integrantes a participar y, si es así, obtener sus datos y facilitarles cita en su centro de salud o consultorio local de referencia; en el caso de tratarse de personas con movilidad reducida o en aislamiento domiciliario, será un equipo sanitario quien se desplace.

Es de suma importancia que los seleccionados atiendan la petición y colaboren: la información que se obtenga se antoja imprescindible para orientar futuras medidas de salud pública relacionadas con el control de la COVID-19, ya que actualmente no hay una referencia clara sobre el total de infectados, tanto para el conjunto de la población española como a nivel local.

Hay que insistir en que los participantes recibirán inicialmente una llamada telefónica y, posteriormente, se les citará en dependencias sanitarias oficiales; por tanto, las administraciones implicadas quieren trasladar un aviso a la sociedad, pero especialmente a las personas mayores, de que desconfíen de cualquier persona que les aborde con este fin, sin haber recibido comunicación previa.

En el caso de recibir una visita o llamada no oficial y que tampoco pueda identificarse claramente, no dude en ponerse en contacto con el teléfono de emergencias 1-1-2 o con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado; tampoco facilite el acceso a su domicilio de nadie con quien no haya concertado esa visita a través de vías oficiales.

Por último, rechace cualquier intento de cobro por la realización de este estudio o de obtención de datos haciendo mención al mismo, como bancarios, ya que la participación en el estudio nacional de seroprevalencia no supone coste alguno para las personas seleccionadas.