Las veintiuna muertes registradas por ahogamientos no intencionales en los espacios acuáticos españoles a lo largo de enero de este año ha roto la tendencia a la baja que se venía produciendo en este mes desde 2018 respecto al máximo que se había dado en 2017, cuando se contabilizaron 35 óbitos por esta causa.

Así lo recoge el Informe Nacional de Ahogamientos (INA) que elabora la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo, que incluye datos desde 2015 y que desvela que, frente a la disminución a veinte muertes en 2018 y diecisiete el año pasado, 2020 comienza con una tendencia al alza, al igual que ocurrió al cierre de 2019, en que los ahogamientos mortales subieron un 17,96 por ciento hasta llegar a las 440 pérdidas de vidas humanas, frente a las 373 de 2018.

Leer más ne ZN