SAF - 23 de marzo de 2019

MANIFIESTO

 

La iglesia de Santa Marta de Tera se reviste de un halo de espiritualidad con la llegada del equinoccio, gracias a los conocimientos astronómicos del maestro constructor y a la intuición de D. Julián, el párroco de entonces, que descubrió este efecto lumínico en el año 1996.Constituye, sin duda, un atractivo más que añadir a los que posee este precioso templo, verdadera joya del arte románico zamorano.

Pero si hay algo que destaca sobremanera entre su patrimonio artístico es la imagen de Santiago Apóstol de la portada meridional. Fechada como del primer cuarto del siglo XII, está considerada como la representación pétrea más antigua de Europa –lo que viene a significar que lo es, prácticamente sin margen de error, del mundo–del apóstol revestido con los atributos propios del peregrino: bordón, escarcela y vieira; por ello se ha convertido en el icono por excelencia de la peregrinación jacobea einfinidad de veces reproducida.

No obstante, aún con toda su belleza plástica, no deja de ser más que una escultura, sometida a la acción de agentes externos (agua, hielo, cambios de temperatura, anidamientos de insectos y aves, microorganismos…) y vulnerable, no olvidemos, a posibles actos vandálicos.

Si Vds. recuerdan, en 2007 se celebró en Ponferrada la XIV Edición de Las Edades del Hombre, bajo el lema “Yo Camino” y cuya temática giraba, como es obvio, en torno a la peregrinación jacobea. Pues bien, el logo de la sacra exposición no fue otro que la imagen de nuestro Santiago Peregrino, incluso se valoró la opción de trasladarla para dicho evento. Pero un hecho lamentable vino a ensombrecer el acontecimiento: el 3 de marzo de ese mismo año, dos meses antes de la inauguración, fue robada la lápida fundacional de la ermita de Santa Cruz de Montes de Valdueza (León), una pieza del siglo X de 1,20 metros de alto por 0,78 de ancho que iba a formar parte, precisamente, de la muestra.

                A la vista de aquel sucesodebemos preguntarnos: ¿disponen las imágenes de Santa Marta de la seguridad suficiente para evitar lo sucedido en la ermita berciana? Pensemos por un momento en la que más nos interesa, la de Santiago, ubicada en la parte posterior de la iglesia con respecto a la plaza, a la intemperie, sin ninguna protección, perfectamente accesible y fuera de la vista, sobre todo en las largas noches de invierno, cuando apenas ningún vecino transita por las calles.

Lejos queda ya en el tiempo aquella primera reunión celebrada en mayo de 2011 entre el párroco D. Pedro Centeno con Dª Elvira Fernández, Jefa del Servicio Territorial de Cultura y Turismo de Zamora, en la que el primero le trasladaba la preocupación por la conservación de las imágenes. Desde entonces –me atrevería a decir que incluso mucho antes– diferentes colectivos (Diócesis de Astorga, expertos en Arte e Historia, asociaciones jacobeas, amantes del patrimonio, etc.) venimos demandando de la administración autonómica la adopción deaquellas medidas que considere necesarias para preservar no solo ésta, sino también las otras dos que se conservan: la de San Pedro o San Juan –pues existe duda sobre su identidad ya que no presenta ninguna característica propia más que la propia apariencia–, ubicada en el lado opuesto de la misma portada sur donde se halla la de Santiago; y la de San Judas Tadeo, muy deteriorada, en la puerta occidental del transepto norte.

Informes sobre seguridad y conservaciónsolicitados a la Guardia Civil y a una empresa de restauración de bienes culturalesconcluyen con que se deben tomar medidas al respecto, proponiendo se reubiquen en un lugar más idóneo, que bien pudiera ser el interior de la iglesia o el museo del Palacio de los Obispos contiguo; además, y para no alterar el impacto visual por el traslado, los originales se podrían sustituir por réplicas, tal y como se hizo en el año 1954 con la Virgen Blanca de la catedral de León. En cualquier caso, no olvidemos que las tres esculturas estuvieron colocadas en el remate de la antigua espadaña –hoy en día conservada en el jardín del entorno de la iglesia– y que fueron trasladas a su ubicación actual a comienzos de la década de los años 30 del pasado siglo con motivo de la rehabilitación llevada a cabo por D. Manuel Gómez Moreno y el arquitecto D. Alejandro Ferrant; de su emplazamiento anterior al de la espadaña nada se sabe.

De todo ello tiene conocimiento la Consejería de Cultura y el director de Patrimonio de la Junta de Castilla y León merced a las reuniones, conversaciones y correspondencia mantenida, aunque por el momento no ha habido ninguna decisión al respecto.

                Para concluir, a la vista del expolio que sufre el patrimonio de nuestra comunidad, con relativamente frecuentes robos y agresiones en sus tesoros artísticos (mosaicos romanos, columnas, capiteles…), la sociedad, sensible con sus bienes más preciados, demanda de los gestores la adopción de medidas para, de alguna forma, evitar que éstos se sigan produciendo, máxime cuando el valor de la obra trasciende mucho más allá del ámbito meramente local. Bien es cierto que tal vez el problema sea, en lo que respecta a Castilla y León, el excesivo número de elementos a proteger, pero sería imperdonable que después de más de una década de reivindicaciones se produjera algún incidente con la más antigua representación escultórica del santo patrón de los peregrinos por excelencia, la del propio Apóstol portando los elementos que caracterizan e identifican a los que caminan hacia la cripta de la catedral compostelana.

                Muchas gracias.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

 electrotabara    Distribuciones R   anuncionuevotabara   anuncionuevo4   carniceria manolo
                 
 carpinteria gago    palacio   construccione pena   tanis   el roble
                 
 Viriato1a    zamora news   panaderia carbajalino    ayto faramontanos    anuncioTVD
 alefran1    alefran2    alefran3    ayto 1    ayto 2
 ayto 3    ayto 4    ayto 5    ayto 6    ayto tabara
residencia1   residencia2A   residencia3A