Javier Andrés Miranda - 05 de abril de 2017.

 javi beato 1

Este fin de semana tuve la oportunidad de presenciar uno de esos momentos únicos, de esos que sabes que no vas a volver a vivir.

Allá por el siglo X, quién sabe en realidad cuándo, salió de Tábara uno de los principales y más importantes códices, el Beato de Tábara. No seré yo quien dé una lección de historia al respecto. Ya hay documentación de abondo para profundizar al respecto del mismo.

Avatares de la historia el Códice ha sobrevivido hasta nuestros días, con mejor o peor fortuna estando custodiado en la actualidad en el Archivo Histórico Nacional donde a buen seguro está teniendo mejor tratamiento que los últimos siglos.

Del lugar en el que se escribió este Beato de Tábara apenas queda hoy en pié la Torre de la Iglesia de Santa María. Otrora fue un importante centro y monasterio mixto con más de 600 monjes, hombres y mujeres.

Olvidado y sólo recordado por estudiosos en la materia, el empeño de unos pocos ha hecho que en los últimos años en Tábara, su lugar de concepción, se haya estado trabajando para su recuperación y conocimiento y para llegado el momento, volver a tenerlo, aunque fuera por unas horas.

Y ese momento llegó. Sí, llegó. Y con ese motivo se prepararon unas jornadas bajo el título: “Los Beatos medievales, una herencia compartida. Tábara en el Archivo Histórico Nacional”

Enorme esfuerzo de coordinación para traer a Tábara una serie de personas con algo, e importante que decir acerca de su obra más especial.

Jornadas y charlas sobre el Beato y otros aspectos relacionados con él, y el plato fuerte, durante una horas, la vuelta del códice original al lugar en el que se escribió.

No sabemos qué dirían Magius, Emeterio o Ende en una rueda de prensa sobre su obra 10 siglos después. Mucho ha cambiado el tema de la edición y maquetación en este tiempo aunque seguro que con una sonrisa pensarán, nuestra obra lleva 11 siglos en pié, las vuestras con impresión láser, tintas especiales y todo lo que queráis, a ver cuánto aguantan.

Han sido dos días muy intensos. Donde un bocado de historia ha vuelto a las brasas del caldero en el que se cocinó.  Y la verdad, ver el Códice, impone. Quizás porque llevar muchos años oyendo hablar de él y tenerlo casi por algo mágico y verlo ante tus ojos es algo que nunca crees que vaya a llegar. Y si además tienes la oportunidad de documentarlo, más todavía.

Acercarte a él con la cámara, tomar posición, buscar el ángulo, la luz (nada de flash, so pena de salir escoltado por la Guardia Civil) y sin poder estar muchos segundos para no interrumpir a los centenares de personas que pasaron a verlo unos segundos.

Al final, historia. Historia de una época muy diferente a la actual, o tal vez no tanto. El miedo y sumisión a un dios hoy se ha tornado en otros miedos y sumisiones a otros dioses que no sé si igual de libremente que en el siglo X, aceptamos. Época en la que como la actual hay creadores que se empeñan en ejecutar obras para el disfrute de los demás.

Al final, reencuentro. Reencuentro de la obra original, el Beato de Tábara, con su lugar de creación, Tábara. Reencuentro de la obra original con su entorno, con las paredes en las que se concibió.

Al final, justicia. Justicia que se hace al trabajo de todas las personas que han hecho posible esta historia y reencuentro. Justicia con las personas que cada día cuidan de la obra para tratar de mantenerla otros diez siglos; técnicos, académicos, seguridad… Justicia con las personas que han luchado por traer el Códice a su primera casa. Justicia con Tábara por volver a ver a su obra más internacional en su casa. Y qué demonios, justicia con Magius, Emeterio y Ende.

Al final, historia, reencuentro y justicia.

javi beato 2   javi beato 3
javi beato 4   javi beato 5
javi beato 6   javi beato 7
javi beato 8   javi beato 9
javi beato 10   javi beato 11
javi beato 12   javi beato 13
javi beato 14   javi beato 15
javi beato 16   javi beato 17
javi beato 18   javi beato 19
javi beato 20   javi beato 21
 javi beato 22    javi beato 23
 javi beato 24    javi beato 25
 javi beato 26    javi beato 27
 javi beato 28    javi beato 29
 javi beato 30    javi beato 31
 javi beato 32    javi beato 33
 javi beato 34    javi beato 35
 javi beato 36    javi beato 37
 javi beato 38    javi beato 39
 javi beato 40    javi beato 41
 javi beato 42    javi beato 43
 javi beato 44    javi beato 45
 javi beato 46    javi beato 47
 javi beato 48    javi beato 49
 javi beato 50    javi beato 51
 javi beato 52    javi beato 53
 javi beato 54    javi beato 55
 javi beato 56    javi beato 57
 javi beato 58    javi beato 59
 javi beato 60    javi beato 61
 javi beato 62    javi beato 63
 javi beato 64    javi beato 65
 javi beato 66    javi beato 67
 javi beato 68    javi beato 69
 javi beato 70    javi beato 71
 javi beato 72    javi beato 73
 javi beato 74    javi beato 75
 javi beato 76    javi beato 77
 javi beato 78    javi beato 79
   Reportaje fotográfico de las jornadas - Fotos: Javier Andrés Miranda