Isaías Santos Gullón  - 05 de noviembre de 2018.

Publicado en la página cuatro CORREO DE TçBARA en El Correo de Zamora de 4/9/1973.

Escober ha celebrado solemnemente sus fiestas locales el pasado 26 de agosto, domingo.

Dentro de la aparente simplicidad, ofreció un programa de festejos rico en contenido típico y tradicional de un pueblo de labradores: su profunda vivencia religiosa – misa solemne-; sus mesas repletas con un verdadero banquete de ternera, corderos...; la vitalidad de una juventud que respira aire puro y tiene sudor fuerte, propio de un fútbol recio y juegos y bailes originales; limonadas, refrescos, amabilidad sencilla y noble con los forasteros.... Todos nos encontrábamos ese día allí felices y espontáneos, como aquel que se siente en su lugar y de fiesta.

Durante la tarde del domingo, taxistas, autocares, bicicletas..., mantienen viajes de ida y vuelta a Escober, haciéndolo rebosar de gente.

En la Zamorana tiene lugar el encuentro entre la Unión Deportiva Tabaresa y el equipo local. La reina de las fiestas –Srta. Pacita Ríos-, acompañada de sus damas, después de dar la bienvenida a todos los forasteros, realiza el saque de honor, comunicando a todos con su sonrisa un poco del encanto puro y natural que le distingue.

A continuación y durante la noche, extraordinarios bailes y verbenas en la pista tradicional, amenizan el ambiente.

Las fiestas se prolongan de lleno al día 27, en que de mañana “las madres hablan y comentan de las hijas de la vecina, sin darse cuenta que su hija...”; en pleno día, todo el pueblo luce de nuevo sus trajes y zapatos de estrena por las calles, el barÉ

Este sabor popular de las fiestas de Escober nos ha dejado resabiados hasta las próximas de 1974.

 

LUISY

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar