“La madre de Tábara”

Isaías Santos Gullón - 06 de febrero de 2017.

 Quisiera en este instante poseer aquel espejo cóncavo que el genial gallego usara, para que en su pulida superficie se reflejara convirtiéndose en esperpento, la savia de la historia hecha ya leyenda de aquel momento clave del pueblo tabarés.

Las liebres de sementera

Isaías Santos Gullón - 30 de enero de 2017.

 

 Imagino una mañana otoñal mustia y callada. Los destellos del naciente sol acarician las escuálidas traviesas del cabañal sin leña y, en el centro del corral, pisando el lecho que pudriera el hedoroso estiércol, te veo, soñoliento aún, unciendo al yugo de madera las mansas testas de las tranquilas vacas.

“Los olvidados”

Isaías Santos Gullón - 23 de enero de 2017.

 

  Quise un día plasmar con trágicos trazos aquella antigua estampa mañanera. Mas, cuando embebido en mi empeño me detuve, dime cuenta que no era posible con lápiz representar el alma y el color de la estampa que contemplaba. Y con voz queda musité: Esto debe ser pintado con sangre, con sangre y con sudor.

El segador y su hija

Isaías Gullón - 16 de enero de 2017.

 

 Madrugaste aquel día. No clareaba aun cuando te dirigías andando a tus tierras lejanas. Colgado a tus espaldas un morral de piel de carnero. Bajo tu brazo el corvo acero de la hoz milenaria. De tu cinto pendían en madeja los dediles y en tu boca ardía lentamente, un cigarrillo torpemente liado.