SAF 170508 0326

La tradición no solo hay que sentirla, también es necesario vivirla para poner a las cosas el interés que requieren y sobre todo, es necesaria mucha paciencia y mucha práctica para que las cosas vayan saliendo como uno quiere

y Paco asegura que para que uno pueda considerarse un alfarero, "hay que hacer un cántaro en el tiempo reglamentario y con el barro reglamentario y al día siguiente hacer uno que sea igual que el del día anterior".