• La Junta apoya a estos nuevos profesionales con condiciones más ventajosas en las ayudas que se convocan
  • Las VIII Jornadas organizadas por Urcacyl permiten formar a los futuros miembros de los consejos rectores de estas entidades

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Gerardo Dueñas, ha participado hoy, en Soria, en las VIII Jornadas de Jóvenes Cooperativistas organizadas por la Unión Regional de Cooperativas Agroalimentarias de Castilla y León (Urcacyl).

Estas jornadas, que comenzaron el pasado miércoles, están destinadas a los jóvenes socios de cooperativas que dirigen y trabajan en explotaciones agrarias de Castilla y León. El objetivo de esta iniciativa es doble: por un lado, se pretende facilitar el conocimiento entre jóvenes cooperativistas de distintas procedencias y sectores, pero con ilusiones, inquietudes y retos similares; y, por otro, se busca proporcionarles formación en temas de interés para su profesión.

Los contenidos tratados son de diversa índole, pues los cerca de veinte ponentes que participan en las jornadas son especialistas en finanzas, comunicación, gestión cooperativa, regadíos, derecho civil del ámbito agrario o distribución alimentaria, entre otros temas.

En la parte final de esta actividad organizada por Urcacyl, el consejero ha compartido una tertulia con los 35 jóvenes participantes, donde ha tenido la oportunidad de intercambiar opiniones con ellos, conocer sus inquietudes y compartir la visión de futuro sobre el sector agrario en general y sobre el cooperativismo en particular. 

Importancia de los jóvenes

Gerardo Dueñas ha querido destacar la importancia que tiene la incorporación de jóvenes a las cooperativas. De este acercamiento de los profesionales agrarios de menos edad a estas entidades se benefician ellos en primer lugar, ya que acceden a un sistema consolidado y profesional, donde les prestan servicios y les dan acceso a una serie de ventajas que les ayudan en su desempeño diario.

Además, las propias cooperativas también ganan con la llegada de unos miembros que aportan una dinámica y una visión nueva de la agricultura y ganadería y, en muchos casos, han recibido una formación muy adecuada para poner en práctica su profesión.

El consejero ha querido señalar que estos efectos positivos van aún más allá, puesto que la presencia de jóvenes en las cooperativas permite garantizar un sector agrario más fuerte y competitivo, con una mayor seguridad en la producción de alimentos y una continua adaptación a las nuevas demandas del mercado.

Dueñas ha recordado el apoyo que la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural presta a los jóvenes cooperativistas, pues disponen de unas condiciones más ventajosas en las ayudas que se convocan, y se ha comprometido a seguir manteniéndolo.

Los jóvenes, con una media de edad de 27 años, son agricultores y ganaderos de las provincias de Castilla y León. Muchos de ellos tienen estudios universitarios superiores y todos son socios de cooperativas agroalimentarias asentadas en la Comunidad como son Acor, Agropal, Alta Moraña, Avigase, Cobadu, Cocope, Copiso, Coproga, Coridu y Dehesa Grande.

Apoyo al relevo generacional y la instalación de jóvenes

Una de las prioridades de la Consejería es el relevo generacional y la promoción del acceso de los jóvenes al sector agrario, destacando este apoyo como uno de los ámbitos de actuación prioritaria dentro del desarrollo rural.

Así se han puesto en marcha distintas líneas, destacando la medida ‘Desarrollo de explotaciones agrícolas y empresariales. Instalación de jóvenes agricultores’, cuyo objetivo fundamental es contribuir al relevo generacional, así como a la creación de empleo en zonas rurales.

Estos objetivos se logran consiguiendo establecer el mayor número posible de jóvenes en el sector agrario y otorgándoles subvenciones para lograr afrontar los retos económicos que surgen al principio del proceso, cuando el joven todavía no es capaz de generar una rentabilidad adecuada.

También existen herramientas como los instrumentos financieros que, solos o en combinación con la subvención, ayudan a facilitar el acceso al crédito de los jóvenes. Y, además, se han puesto en marcha e implementado las medidas incluidas dentro del Plan Agricultura y Ganadería Joven, con el propósito de que aumenten los índices de incorporación de jóvenes al sector agrario para asegurar el relevo generacional, mejorar la competitividad de las explotaciones y la imagen del sector, y para que la sociedad lo vea no sólo como un sector estratégico, sino también con posibilidades de futuro.

Sector cooperativo en la Comunidad

El movimiento cooperativo tiene una importante extensión territorial y sectorial en Castilla y León, siendo esta Comunidad una de las más importantes de España en número de cooperativas y otras formas de asociacionismo. En ella se ubican casi 1.100 entidades de este tipo, tanto agroalimentarias como de explotación comunitaria de la tierra. Estos datos posicionan a Castilla y León en tercera posición en el contexto nacional en estos indicadores. Además, cuatro de las diez mayores cooperativas agroalimentarias de España están en la Comunidad: Acor, Agropal, Cobadu y Copiso; y las mayores empresas de Zamora y Soria son cooperativas: Cobadu y Copiso.

El volumen de facturación de las cooperativas agroalimentarias de la Comunidad fue, en el último ejercicio cerrado, de más de 3.170 millones de euros. Estas entidades aglutinan a unos 40.000 socios y proporcionan 3.400 empleos a la economía autonómica.

Promoción
Artículo anteriorCON LOS PIES EN LA TIERRA
Artículo siguienteEl 1-1-2 atendió el año pasado una llamada de emergencia cada 33 segundos y gestionó un 5 % más de incidentes