SAF –14 de enero de 2016.

La delegada del Gobierno en Castilla y León, María José Salgueiro, visita hoy jueves, 14 de enero de 2016, a las 10.30 horas, el Centro de Control de la Cuenca del Duero SAIH (Sistema Automático de Información Hidrológica),

ubicado en la Avenida de Burgos, 2, en Valladolid, donde ha sido recibida e informada sobre funciones y objetivos de este centro por el presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero, Juan Ignacio Diego, acompañado por el equipo técnico de la CHD. Han asistido también a esta visita el delegado en Castilla y León de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Juan Pablo Álvarez, y el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Luis Antonio Gómez.

EL CONTROL DE CAUDALES Y LA PREVENCIÓN DE INUNDACIONES EN LA CONFEDERACIÓN HIDROGRÁFICA DEL DUERO

•             Entre las competencias de las Confederaciones Hidrográficas está la medición de los caudales circulantes por los ríos y la información sobre las avenidas, que con cierta recurrencia, se producen en los cauces.

•             El Servicio de Aforos de la Comisaría de Aguas de la CHD estableció hace más de 50 años la Red Oficial de Estaciones de Aforos (R.O.E.A.). Las primeras estaciones se construyeron en 1911. El número de estaciones se ha ido aumentando desde entonces, con registros más sistemáticos. A partir de 2006 se implanta el Sistema Automático de Información Hidrológica (S.A.I.H.), que es un sistema de información en tiempo real basado en la captura, transmisión y procesado de variables hidrológicas y meteorológicas tomados en cauces, canales y embalses.

•             En el año 2013 la CHD decide unificar ambas redes, para integrar en un único sistema la información relativa al control de los caudales. Se creó la denominada Red Integrada S.A.I.H.-R.O.E.A., cuya información se encuentra disponible en la web de la Confederación Hidrográfica del Duero (www.saih.chduero.es).

•             Esta red está formada actualmente por 160 estaciones de aforos de caudal en cauces, 174 pluviómetros, 38 puntos de control en embalses y 48 puntos de control en canales. Las 160 estaciones de aforos de caudal están distribuidas en 61 cauces principales (que atienden a 6.000 kilómetros de cauce), destacando las 16 estaciones en el río Duero, 9 en el río Pisuerga, 7 en el río Esla y en el río Tormes, y 6 en los ríos Carrión, Eresma, Arlanzón y Luna-Órbigo. Por provincias: 6 se encuentran en Ávila, 17 en Burgos, 41 en León, 2 en Orense, 23 en Palencia, 14 en Salamanca, 18 en Segovia, 12 en Soria, 12 en Valladolid y 15 en Zamora.

•             Estas estaciones de aforos, al pertenecer originariamente a dos sistemas diferentes, también tienen sistemas de transmisión diferentes. Las estaciones provenientes del S.A.I.H. tienen transmisión en tiempo real mediante satélite, mientras que las que provienen de la antigua R.O.E.A. tienen transmisión telefónica. En los trabajos de integración se ha mejorado su transmisión (pasando de GSM a GPRS), para lograr una comunicación en tiempo real con el Centro de Control, que se encuentra ubicado en las instalaciones de la esclusa 42 del Canal de Castilla en Valladolid.

•             Los datos de caudal de la Red Integrada S.A.I.H.-R.O.E.A. sirven para:

–              Registro de caudales en bases de datos hidrológicas y meteorológicas, que ofrecen información sobre el estado hídrico de la red fluvial y sirven para la mejora de la gestión de los recursos hídricos, teniendo especial relevancia ésta información en la planificación hidrológica, y para una buena gestión de los recursos disponibles.

–              Elaborar los diferentes partes e informes (diarios, semanales, mensuales, semestrales y anuales) y su envío al Ministerio y a otras administraciones, así como para la confección del anuario del año hidrológico. Para que estos datos sean fiables es preciso realizar aforos directos en los cauces. Cada año se realizan en torno a 400 aforos directos en los cauces de la cuenca.

–              Otro objetivo fundamental de los datos que proporciona la Red Integrada S.A.I.H.-R.O.E.A es informar en situaciones de riesgo de avenidas e inundaciones a las autoridades competentes para que estas tomen las decisiones que crean convenientes para minimizar el riesgo.

•             Las Comunidades Autónomas de Castilla y León y de Galicia, en el marco de la normativa de Protección Civil, aprobaron los Planes Especiales de Protección Civil ante el Riesgo de inundaciones en sus respectivos territorios. Dichos Planes prevén que sus sistemas de previsión y alertas, así como la gestión de las situaciones de emergencia, se alimenten con diversos tipos de información, tiene una notable importancia la información hidrológica generada por las redes de aforos de las Confederaciones Hidrográficas.

•             En el caso de la CHD, las estaciones de aforos de la Red Integrada S.A.I.H.-R.O.E.A tienen establecidos unos umbrales de alerta y alarma. Cuando se superan dichos umbrales, se generan unos partes de avenidas (normalmente tres al día) con las alertas y alarmas que se han producido en las diferentes estaciones de aforos. Esta información se transmite a los Servicios de Protección Civil de las Comunidades Autónomas de Castilla y León y Galicia, así como al Centro de Control de Operaciones de la Unidad Militar de Emergencias y a la Comandancia Regional de la Guardia Civil.

•             A tal efecto, en el año 2014 se suscribió un documento (Procedimiento de comunicación de las alertas hidrológicas de la Confederación Hidrográfica del Duero en caso de avenidas) que viene a actualizar el Protocolo de Actuación en caso de avenidas de 2003, y que formaliza las comunicaciones con las diferentes administraciones públicas implicadas.

•             En el presente año hidrológico 2015-2016 se han producido hasta la fecha dos episodios de avenidas, el segundo todavía abierto con 18 partes emitidos, habiendo afectado a numerosos cauces de la cuenca.

•             El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha desarrollado el Sistema Nacional de Cartografía de Zonas Inundables (SNCZI), que recopila los trabajos sobre inundaciones. Se ha implantado una aplicación que facilita su consulta y gestión, que se puede realizar desde la misma página web del Ministerio por cualquier usuario. Su objetivo es doble: facilita la gestión por parte de las administraciones competentes, y sirve de base para el cumplimiento de las exigencias de la Directiva de Inundaciones, en lo que a gestión del espacio fluvial y peligrosidad por inundaciones se refiere.

•             Los objetivos del SNCZI se enlazan con la Estrategia Nacional de Restauración de Ríos, para lograr la protección del espacio fluvial, y con ello la conservación y recuperación de nuestros ríos, así como la defensa frente a inundaciones. El SNCZI integra la cartografía que desarrollan los diferentes organismos de cuenca, las CC.AA., Protección Civil y demás entidades involucradas, siempre que se cumplan los criterios metodológicos definidos en su momento. Ha sido concluidos ya los trabajos de: Evaluación Preliminar del Riesgo de Inundación (EPRI), y los Mapas de Peligrosidad por Inundaciones y Mapas de Riesgo de Inundación que muestren las consecuencias adversas asociadas con diversos escenarios de inundación. Esta información está disponible en el visor del SNCZI en web del Ministerio, para cualquier usuario: http://www.magrama.gob.es/es/agua/temas/gestion-de-los-riesgos-de-inundacion/snczi/

•             Actualmente se está a la espera de la aprobación de los Planes de Gestión del Riesgo de Inundación, que también exige la Directiva.

•             Con referencia a la falta de limpieza como culpable de las inundaciones, conviene señalar que no solo es deseable, sino necesario, que los cauces mantengan su morfología natural, especialmente fuera de los cascos urbanos, respetándose las llanuras de inundación que con su efecto laminador de las avenidas, reducen los caudales y por tanto los daños aguas abajo. Las limpiezas deben ser selectivas y respetuosas con el medio ambiente para que no se vean afectados los ecosistemas naturales, y deben ir dirigidas fundamentalmente a minimizar las afecciones a viviendas, vías de comunicación relevantes u otras infraestructuras de valor.

•             En este sentido, la CHD ha hecho un esfuerzo importante el último año, en estas labores, invirtiendo cerca de 12 millones de euros, a pesar de las limitaciones presupuestarias en esta época de crisis económica.