SAF –23 de septiembre de 2016.

IMG 0665

  • En Castilla y León exiten 8 Centros Penitenciarios y 6 Centros de Integración Social (CIS), con un total de 4.470 personas reclusas “que requieren de custodia, pero sobre todo de reinserción, reeducación y asistencia”, según María José Salgueiro

La delegada del Gobierno en Castilla y León, María José Salgueiro Cortiñas –acompañada por el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Luis Antonio Gómez Iglesias, y el director de la prisión vallisoletana, Carlos Blanco Rubio -, preside hoy, en el Centro Penitenciario de Valladolid, la celebración de la Virgen de La Merced, patrona de Instituciones Penitenciarias, en un acto que ha contado también con la presencia del cardenal arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez; el presidente de la Audiencia Provincial, Feliciano Trebolle; el coronel jefe de la Guardia Civil, Miguel Recio; el comisario de Policía, Francisco Canedo, así como representantes de la Diputación Provincial, así como otras autoridades civiles y milares, personal e internos del centro penitenciario. 

Tras el saludo de bienvenida del director, Carlos Blanco, interviene la delegada del Gobierno en Castilla y León, seguido de la entrega de diplomas a los trabajadores del centro penitenciario vallisoletano que han cumplido más de 25 años de servicio.

La delegada del Gobierno en Castilla y León, María José Salgueiro, anuncia nuevos programas de atención a internos con discapacidad intelectual y el impulso de las políticas de igualdad en los centros.

Asimismo, en Castilla y León exiten 8 Centros Penitenciarios y 6 Centros de Integración Social (CIS), con un total de 4.470 personas reclusas “que requieren de custodia, pero sobre todo de reinserción, reeducación y asistencia”, según María José Salgueiro

Intervención de la Delegada del Gobierno en Castilla y León en los actos del Día de la Merced en el Centro Penitenciario de Valladolid

Saludos…

Quiero dar las gracias al Eminentísimo y Reverendísimo Señor Cardenal D. Ricardo Blázquez por acompañarnos y hacer del Día de Nuestra Señora de la Merced, patrona de las Instituciones Penitenciarias, un acto cargado de Fe, emoción y recogimiento. También quisiera dar las gracias  al Director de este Centro Penitenciario, Don Carlos Blanco Rubio, por su gran labor al frente del mismo y por acogernos en el día de hoy.

Me siento muy honrada por estar aquí, festejando como Delegada del Gobierno de España en Castilla y León un día tan significativo para todas las Instituciones Penitenciarias, que hoy están presentes simbólicamente en este  Centro de Villanubla.

Hoy hacemos entrega de una placa conmemorativa a dos Funcionarios que con esmero y dedicación, han cumplido 25 años al servicio de las Instituciones Penitenciarias

Manuel Tejedor Sánchez (Cuerpo Especial de II PP) y Luis Rodríguez de la Fuente (Cuerpo de Ayudantes de II PP) gracias por su gran profesionalidad mostrada en todos estos años de constante trabajo y que hoy, públicamente, reconocemos.

Asimismo, quisiera aprovechar esta oportunidad, al no poder acompañarles el año pasado en la celebración de su Patrona, para darle mi enhorabuena al Capellán del Centro y Parroco, D. Valentín Díaz Velasco, por la Medalla de bronce al Mérito Social Penitenciario que recibió por su trabajo en la festividad de la Merced de 2015.  Una labor  espiritual y humanitaria, de vital importancia, hacia los reclusos, liberados y sus familias.

Y querría también felicitar a todos aquellos que, además de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, realizan su trabajo de forma callada y silenciosa.

Para los internos de este Centro quiero recordarles especialmente, en esta fecha, un pensamiento de Nelson Mandela cuando decía, como consecuencia de su experiencia personal, que “la prisión conlleva una gran educación en la paciencia y en la perseverancia”.

————————————————————————-

Dostoyevski pensaba acertadamente que “el grado de civilización de una sociedad se mide por el trato a sus presos” y, en este sentido, la labor fundamental que asigna la Constitución Española y la ley Orgánica General Penitenciaria al sistema penitenciario, consiste en garantizar el cumplimiento de las penas impuestas por los jueces, asegurar la custodia de los reclusos y proteger su integridad.

Esta misión encomendada no sería completa ni eficaz si no estuviera orientada a la rehabilitación. Nuestros Centros Penitenciarios tienen como objetivo preparar a los reclusos para su vida en libertad, primando el respeto a las normas sociales y el cumplimiento del mandato de las leyes.

Mi respeto y reconocimiento en nombre de todos los españoles a vuestra labor silenciosa, recogida y estricta, que requiere de toda vuestra sensibilidad para enfrentar el desarrollo de una actividad que hace crecer la esperanza y el futuro de muchas personas.  Y ustedes, los internos, no dejen escapar su futuro, la oportunidad de reinserción que les brinda el sistema penitenciario.

En el ámbito autonómico, en Castilla y León contamos con 8 Centros penitenciarios y 6 Centro de Integración Social (CIS).  Con un total de 4.470 personas que requieren de custodia, pero sobre todo de reinserción, reeducación y asistencia. Y Valladolid es realmente un Centro de referencia en el que se presta atención a 513 internos, con 280 trabajadores de distintas áreas.

Todos juntos llegaremos más lejos y todo ello se reflejará en la evolución de nuestra Sociedad hacia un modelo penitenciario actualizado, más humano,  y con más recursos tanto humanos como materiales, ahora que estamos ya saliendo, paulatinamente,  de la crisis.

Es conocido que, actualmente, el sistema penitenciario español es considerado un referente a nivel internacional. 

Todo esto, hace que nuestro sistema penitenciario, sea modelo para otros países, y que marque la pauta en la reeducación y la reinserción social de las personas, cumpliendo de esta forma, con los derechos fundamentales, como lo son el trabajo remunerado ylos beneficios correspondientes de la Seguridad Social, el acceso a la cultura y al desarrollo integral de su personalidad, como establece la Ley.

Llegados a este punto me gustaría referirme a dos acciones que se han puesto en marcha recientemente en esta materia, una referida a los programas de atención a personas reclusas con discapacidad intelectual y la otra al impulso a la igualdad entre mujeres y hombres en el ámbito penitenciario.

Con relación a la primera, a comienzos de este mes, por parte de los órganos competentes (la Secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno de España, Susana Camero, acompañada por el Secretario General de Instituciones Penitenciarias, Ángel Yuste difundían la noticia que: «El Gobierno reafirma su compromiso con los programas de atención a personas reclusas con discapacidad intelectual”.

Dichos programas de atención son fundamentales para avanzar en nuevas líneas que aporten a dichos reclusos una mejor calidad de vida y una rehabilitación, reeducación e inserción justa y humanitaria.

Con relación a la segunda, quiero  destacar  el convenio de colaboración que se ha suscrito, en el mes de julio pasado, entre las Instituciones Penitenciarias y el Instituto de la Mujer para la Igualdad de Oportunidades. Dicho convenio,  impulsará la igualdad de trato y oportunidades entre mujeres y hombres en el ámbito penitenciario, desarrollándose durante el segundo semestre de este año.

Se continuará con el  programa Sermujer.es para la prevención de la violencia de género y la disminución de la vulnerabilidad de las internas.

Finalmente, agradezco el compromiso de todas las Instituciones, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad,  y voluntarios altruistas que colaboran con las Instituciones Penitenciarias, como:

 _Entidades que tratan la adicción a las drogas.

_Entidades que apoyan a colectivos especiales: hacia la Plena Inclusión

 _Programas e intervenciones a cargo de profesionales del Centro.

_Intervención educativa, formativa y deportiva.

_Área ocupacional.

Todas ellas, con un inestimable valor que merecen el reconocimiento y la gratitud de todos los ciudadanos.

La labor de la Institución Penitenciaria es clave ineludible para la seguridad  de nuestro país y para la libertad de los españoles.

——————————————————————————–

Por tanto, quisiera terminar manifestando la necesidad y vigencia de la Institución a la que servimos, reconociendo a las personas, que, día a día, la mejoran, aportando iniciativas que nos permiten responder a los nuevos retos organizativos y legales.

Muchas gracias.

 

CENTRO PENITENCIARIO DE VALLADOLID

 

El Centro Penitenciario de Valladolid entró en funcionamiento en 1985. En la actualidad cumplen condena en sus instalaciones 513 internos, de los que 474 son hombres y 39 mujeres. Cuenta con una plantilla de 280 trabajadores

Está compuesto por 9 unidades, 1 de mujeres y 8 de hombres. De estas últimas otra es para jóvenes (menores de 21 años). Tiene, además zona de oficinas, área asistencial y de aulas

 

PROGRAMAS DE TRATAMIENTO Y ACTIVIDADES

 

Para cumplir sus funciones de custodia, reinserción y educación y asistencial de los internos, el Centro organiza programas de tratamiento, en colaboración con entidades públicas, privadas y ONGs

Tratamiento de  la adicción a las drogas, en el que colaboran las siguientes entidades:

– Cruz Roja: prevención de drogas (asisten 8 internos) y programa de intervención de drogas  (12)

– Cáritas: Asisten 45 internos

 – Proyecto Hombre: asisten 12 internos

 – Proyecto Hombre Mujeres: asisten 9 internas

 – Proyecto Hombre (programa para internos con problemas de alcohol): 11 internos.

  – Aclad: Asisten 48 internos

 Programa de apoyo a colectivos especiales, para el que se cuenta con la colaboración de:

 – Plena Inclusión (antes Feaps) (discapacitados): 15 internos

 –             Feafes- El Puente (Enfermos mentales): 15 internos

 – Cruz Roja (programa para jóvenes): 15 internos. Habilidades sociales, terapias educativas y de crecimiento personal tres días a la semana

  – Cruz Roja: seguimiento de internos con VIH (8 internos). Hacen seguimiento de los internos que estaban con ellos en el exterior

Programas desarrollados por profesionales del Centro:

    – Violencia de género: 12 internos

    – Programa de Control de la Agresión Sexual- 8 Internos.

    – Ser mujer.es- Programa realizado en el módulo de mujeres, participan 12 mujeres

    – Programa de preparación para primeros permisos: programa que se realiza varias veces   al año en función de la concesión de permisos por la Junta de tratamiento

 – Programa de formación para internos de apoyo (ayudan y acompañan a internos con riesgo de suicidio): se realizan periódicamente.

  

 Intervención educativa, formativa y deportiva

Los programas educativos que desarrolla el centro a lo largo del curso arrojan un balance de 598 alumnos que asisten, de media, a la escuela, en los distintos niveles de alfabetización, (incluida la alfabetización de extranjeros), consolidación de conocimientos, secundaria e inglés.

Como enseñanza práctica y de reinserción, el Centro promueve la obtención del carnet de conducir entre los internos. Este año se han organizado varios cursos con una media de asistencia de 15 internos en el carnet de conducir B y seis en el de BTP.

En el Club de Lectura, que se realiza en colaboración con la Biblioteca Pública de la Junta de Castilla y León, han participado 25 internos.

En el Área Deportiva se engloban las actividades que desarrolla la Escuela deportiva de atletismo, con 32 internos/as; la participación, por tercera temporada,  en la competición federada de balonmano, liga provincial, que se realiza en colaboración con Cáritas, en la que participan 25 internos y la actividad Deporte y Vida, en la que participan 40 internos.

El Área ocupacional, atendido por un monitor del centro, tiene un taller de cuero al que asisten 32 internos

 

Colaboración altruista

 

Además de las entidades e instituciones citadas colaboran con el Centro, a título individual y de manera voluntaria, un grupo de personas que realizan actividades artísticas y manuales con los internos.

 

CIS MÁXIMO CASADO CARRERA

El Centro de Inserción Social Máximo Casado Carrera depende del Centro Penitenciario y alberga a internos en avanzado proceso de reinserción, que cumplen su pena en régimen abierto. Lleva el nombre de un funcionario de prisiones asesinado por Eta en el año 2000. Fue inaugurado el 10 de febrero de 2011

Es un establecimiento penitenciario destinado al cumplimiento, tanto de las penas privativas de libertad en régimen abierto como de las penas no privativas de libertad, establecidas en la legislación vigente y cuya ejecución se atribuye a la Administración Penitenciaria. Asimismo, se realiza desde los CIS el seguimiento de los liberados condicionales.

Alberga a internos que se encuentran en un proceso avanzado de reinserción o que cumplen su pena en régimen abierto.

En la actualidad residen en el CIS 39 internos, 37 hombres y 2 mujeres y el centro ejerce la labor de seguimiento de 67 liberados condicionales.

Cuenta con una plantilla de 14 funcionarios de vigilancia  (hombres), 8 funcionarios en el CIS y 5 funcionarios en el servicio de Gestión de penas y medidas alternativas.

Para el cumplimiento de sus objetivos, el CIS promueve una serie de programas de tratamiento, entre los más destacados:

 — Programa de ayuda a drogodependientes, con las asociaciones  Proyecto Hombre, Aclad, Cruz Roja, Caritas, Reto, Pampuri y Spiral, en el que son atendidos  actualmente 18 internos

— Programa de deshabituación de alcohol, con las asociaciones Proyecto Hombre, Arva y Atra, atiende a 4 internos

— Programa para internos con problemas de ludopatía,   con la asociación Ajupareva, que atiende actualmente a 1 interno.

— Programa de búsqueda de empleo: con las asociaciones Foremcyl, Fundación Rondilla, Cruz Roja, Cáritas y Acceder. Están incluidos en este programa 2 internos, más  24 alumnos distribuidos en los diversos programas patrocinados por La Caixa, entidad con la que en la actualidad se realizan tres itinerarios denominados: Curso IN-OUT de “Actividades auxiliares de almacén”, con 13 alumnos (uno de ellos ya en libertad condicional); Puntos formativos: se han programado 6 cursos formativos durante todo el 2016 e Itinerarios personalizados de integración sociolaboral: 11 usuarios (entre residentes CIS y liberados condicionales).

Además, actualmente desempeñan actividad laboral en el exterior 15 internos y otros 3 tienen destino remunerado en el CIS.

Ubicada en el Centro de Inserción Social se encuentra la Unidad de Penas y Medidas Alternativas que se ocupa, entre, otras cosas, de la gestión, coordinación y seguimiento de la pena de trabajo en beneficio de la comunidad y  de la suspensión de la ejecución de penas privativas de libertad.

TBCs (Trabajos en Beneficio de la Comunidad): El tipo de trabajo es variable, según la institución donde lo cumplan, normalmente son trabajos auxiliares, con arreglo a las cualificaciones de los penados y a las necesidades de la entidad colaboradora. La duración de los trabajos depende del número de jornadas a que se les condene, entre 50 y 100 jornadas, llegando en algunos casos a sobrepasar ampliamente la cifra de 500 F/S. El número de condenados anualmente es de  470 personas, aproximadamente.

Además, se imparten cursos de formación impuestos en sentencias penales, entre los que destacan los de violencia de género, (se han impartido 100), y tratamiento de drogodependientes y alcoholismo: 50. Total anual 150.

·         En Castilla y León exiten 8 Centros Penitenciarios y 6 Centros de Integración Social (CIS), con un total de 4.470 personas reclusas “que requieren de custodia, pero sobre todo de reinserción, reeducación y asistencia”, según María José Salgueiro

 

Valladolid, 23 de septiembre.– La delegada del Gobierno en Castilla y León, María José Salgueiro Cortiñas –acompañada por el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Luis Antonio Gómez Iglesias, y el director de la prisión vallisoletana, Carlos Blanco Rubio -, preside hoy, en el Centro Penitenciario de Valladolid, la celebración de la Virgen de La Merced, patrona de Instituciones Penitenciarias, en un acto que ha contado también con la presencia del cardenal arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez; el presidente de la Audiencia Provincial, Feliciano Trebolle; el coronel jefe de la Guardia Civil, Miguel Recio; el comisario de Policía, Francisco Canedo, así como representantes de la Diputación Provincial, así como otras autoridades civiles y milares, personal e internos del centro penitenciario. 

Tras el saludo de bienvenida del director, Carlos Blanco, interviene la delegada del Gobierno en Castilla y León, seguido de la entrega de diplomas a los trabajadores del centro penitenciario vallisoletano que han cumplido más de 25 años de servicio.

La delegada del Gobierno en Castilla y León, María José Salgueiro, anuncia nuevos programas de atención a internos con discapacidad intelectual y el impulso de las políticas de igualdad en los centros.

Asimismo, en Castilla y León exiten 8 Centros Penitenciarios y 6 Centros de Integración Social (CIS), con un total de 4.470 personas reclusas “que requieren de custodia, pero sobre todo de reinserción, reeducación y asistencia”, según María José Salgueiro

Intervención de la Delegada del Gobierno en Castilla y León en los actos del Día de la Merced en el Centro Penitenciario de Valladolid

 

Saludos…

Quiero dar las gracias al Eminentísimo y Reverendísimo Señor Cardenal D. Ricardo Blázquez por acompañarnos y hacer del Día de Nuestra Señora de la Merced, patrona de las Instituciones Penitenciarias, un acto cargado de Fe, emoción y recogimiento. También quisiera dar las gracias  al Director de este Centro Penitenciario, Don Carlos Blanco Rubio, por su gran labor al frente del mismo y por acogernos en el día de hoy.

Me siento muy honrada por estar aquí, festejando como Delegada del Gobierno de España en Castilla y León un día tan significativo para todas las Instituciones Penitenciarias, que hoy están presentes simbólicamente en este  Centro de Villanubla.

Hoy hacemos entrega de una placa conmemorativa a dos Funcionarios que con esmero y dedicación, han cumplido 25 años al servicio de las Instituciones Penitenciarias

Manuel Tejedor Sánchez (Cuerpo Especial de II PP) y Luis Rodríguez de la Fuente (Cuerpo de Ayudantes de II PP) gracias por su gran profesionalidad mostrada en todos estos años de constante trabajo y que hoy, públicamente, reconocemos.

Asimismo, quisiera aprovechar esta oportunidad, al no poder acompañarles el año pasado en la celebración de su Patrona, para darle mi enhorabuena al Capellán del Centro y Parroco, D. Valentín Díaz Velasco, por la Medalla de bronce al Mérito Social Penitenciario que recibió por su trabajo en la festividad de la Merced de 2015.  Una labor  espiritual y humanitaria, de vital importancia, hacia los reclusos, liberados y sus familias.

Y querría también felicitar a todos aquellos que, además de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, realizan su trabajo de forma callada y silenciosa.

Para los internos de este Centro quiero recordarles especialmente, en esta fecha, un pensamiento de Nelson Mandela cuando decía, como consecuencia de su experiencia personal, que “la prisión conlleva una gran educación en la paciencia y en la perseverancia”.

————————————————————————-

Dostoyevski pensaba acertadamente que “el grado de civilización de una sociedad se mide por el trato a sus presos” y, en este sentido, la labor fundamental que asigna la Constitución Española y la ley Orgánica General Penitenciaria al sistema penitenciario, consiste en garantizar el cumplimiento de las penas impuestas por los jueces, asegurar la custodia de los reclusos y proteger su integridad.

Esta misión encomendada no sería completa ni eficaz si no estuviera orientada a la rehabilitación. Nuestros Centros Penitenciarios tienen como objetivo preparar a los reclusos para su vida en libertad, primando el respeto a las normas sociales y el cumplimiento del mandato de las leyes.

Mi respeto y reconocimiento en nombre de todos los españoles a vuestra labor silenciosa, recogida y estricta, que requiere de toda vuestra sensibilidad para enfrentar el desarrollo de una actividad que hace crecer la esperanza y el futuro de muchas personas.  Y ustedes, los internos, no dejen escapar su futuro, la oportunidad de reinserción que les brinda el sistema penitenciario.

En el ámbito autonómico, en Castilla y León contamos con 8 Centros penitenciarios y 6 Centro de Integración Social (CIS).  Con un total de 4.470 personas que requieren de custodia, pero sobre todo de reinserción, reeducación y asistencia. Y Valladolid es realmente un Centro de referencia en el que se presta atención a 513 internos, con 280 trabajadores de distintas áreas.

Todos juntos llegaremos más lejos y todo ello se reflejará en la evolución de nuestra Sociedad hacia un modelo penitenciario actualizado, más humano,  y con más recursos tanto humanos como materiales, ahora que estamos ya saliendo, paulatinamente,  de la crisis.

 

Es conocido que, actualmente, el sistema penitenciario español es considerado un referente a nivel internacional. 

Todo esto, hace que nuestro sistema penitenciario, sea modelo para otros países, y que marque la pauta en la reeducación y la reinserción social de las personas, cumpliendo de esta forma, con los derechos fundamentales, como lo son el trabajo remunerado y los beneficios correspondientes de la Seguridad Social, el acceso a la cultura y al desarrollo integral de su personalidad, como establece la Ley.

Llegados a este punto me gustaría referirme a dos acciones que se han puesto en marcha recientemente en esta materia, una referida a los programas de atención a personas reclusas con discapacidad intelectual y la otra al impulso a la igualdad entre mujeres y hombres en el ámbito penitenciario.

Con relación a la primera, a comienzos de este mes, por parte de los órganos competentes (la Secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno de España, Susana Camero, acompañada por el Secretario General de Instituciones Penitenciarias, Ángel Yuste difundían la noticia que: «El Gobierno reafirma su compromiso con los programas de atención a personas reclusas con discapacidad intelectual”.

Dichos programas de atención son fundamentales para avanzar en nuevas líneas que aporten a dichos reclusos una mejor calidad de vida y una rehabilitación, reeducación e inserción justa y humanitaria.

Con relación a la segunda, quiero  destacar  el convenio de colaboración que se ha suscrito, en el mes de julio pasado, entre las Instituciones Penitenciarias y el Instituto de la Mujer para la Igualdad de Oportunidades. Dicho convenio,  impulsará la igualdad de trato y oportunidades entre mujeres y hombres en el ámbito penitenciario, desarrollándose durante el segundo semestre de este año.

Se continuará con el  programa Sermujer.es para la prevención de la violencia de género y la disminución de la vulnerabilidad de las internas.

Finalmente, agradezco el compromiso de todas las Instituciones, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad,  y voluntarios altruistas que colaboran con las Instituciones Penitenciarias, como:

 _Entidades que tratan la adicción a las drogas.

_Entidades que apoyan a colectivos especiales: hacia la Plena Inclusión

 _Programas e intervenciones a cargo de profesionales del Centro.

_Intervención educativa, formativa y deportiva.

_Área ocupacional.

Todas ellas, con un inestimable valor que merecen el reconocimiento y la gratitud de todos los ciudadanos.

La labor de la Institución Penitenciaria es clave ineludible para la seguridad  de nuestro país y para la libertad de los españoles.

——————————————————————————–

Por tanto, quisiera terminar manifestando la necesidad y vigencia de la Institución a la que servimos, reconociendo a las personas, que, día a día, la mejoran, aportando iniciativas que nos permiten responder a los nuevos retos organizativos y legales.

Muchas gracias.

 

 

CENTRO PENITENCIARIO DE VALLADOLID

 

El Centro Penitenciario de Valladolid entró en funcionamiento en 1985. En la actualidad cumplen condena en sus instalaciones 513 internos, de los que 474 son hombres y 39 mujeres. Cuenta con una plantilla de 280 trabajadores

Está compuesto por 9 unidades, 1 de mujeres y 8 de hombres. De estas últimas otra es para jóvenes (menores de 21 años). Tiene, además zona de oficinas, área asistencial y de aulas

 

PROGRAMAS DE TRATAMIENTO Y ACTIVIDADES

 

Para cumplir sus funciones de custodia, reinserción y educación y asistencial de los internos, el Centro organiza programas de tratamiento, en colaboración con entidades públicas, privadas y ONGs

 

Tratamiento de  la adicción a las drogas, en el que colaboran las siguientes entidades:

– Cruz Roja: prevención de drogas (asisten 8 internos) y programa de intervención de drogas  (12)

– Cáritas: Asisten 45 internos

 – Proyecto Hombre: asisten 12 internos

 – Proyecto Hombre Mujeres: asisten 9 internas

 – Proyecto Hombre (programa para internos con problemas de alcohol): 11 internos.

  – Aclad: Asisten 48 internos

 

 Programa de apoyo a colectivos especiales, para el que se cuenta con la colaboración de:

 

 – Plena Inclusión (antes Feaps) (discapacitados): 15 internos

 –             Feafes- El Puente (Enfermos mentales): 15 internos

 – Cruz Roja (programa para jóvenes): 15 internos. Habilidades sociales, terapias educativas y de crecimiento personal tres días a la semana

  – Cruz Roja: seguimiento de internos con VIH (8 internos). Hacen seguimiento de los internos que estaban con ellos en el exterior

 

Programas desarrollados por profesionales del Centro:

 

    – Violencia de género: 12 internos

    – Programa de Control de la Agresión Sexual- 8 Internos.

    – Ser mujer.es- Programa realizado en el módulo de mujeres, participan 12 mujeres

    – Programa de preparación para primeros permisos: programa que se realiza varias veces   al año en función de la concesión de permisos por la Junta de tratamiento

 – Programa de formación para internos de apoyo (ayudan y acompañan a internos con riesgo de suicidio): se realizan periódicamente.

  

 Intervención educativa, formativa y deportiva

 

Los programas educativos que desarrolla el centro a lo largo del curso arrojan un balance de 598 alumnos que asisten, de media, a la escuela, en los distintos niveles de alfabetización, (incluida la alfabetización de extranjeros), consolidación de conocimientos, secundaria e inglés.

Como enseñanza práctica y de reinserción, el Centro promueve la obtención del carnet de conducir entre los internos. Este año se han organizado varios cursos con una media de asistencia de 15 internos en el carnet de conducir B y seis en el de BTP.

En el Club de Lectura, que se realiza en colaboración con la Biblioteca Pública de la Junta de Castilla y León, han participado 25 internos.

 

En el Área Deportiva se engloban las actividades que desarrolla la Escuela deportiva de atletismo, con 32 internos/as; la participación, por tercera temporada,  en la competición federada de balonmano, liga provincial, que se realiza en colaboración con Cáritas, en la que participan 25 internos y la actividad Deporte y Vida, en la que participan 40 internos.

El Área ocupacional, atendido por un monitor del centro, tiene un taller de cuero al que asisten 32 internos

 

Colaboración altruista

 

Además de las entidades e instituciones citadas colaboran con el Centro, a título individual y de manera voluntaria, un grupo de personas que realizan actividades artísticas y manuales con los internos.

 

CIS MÁXIMO CASADO CARRERA

 

El Centro de Inserción Social Máximo Casado Carrera depende del Centro Penitenciario y alberga a internos en avanzado proceso de reinserción, que cumplen su pena en régimen abierto. Lleva el nombre de un funcionario de prisiones asesinado por Eta en el año 2000. Fue inaugurado el 10 de febrero de 2011

 

Es un establecimiento penitenciario destinado al cumplimiento, tanto de las penas privativas de libertad en régimen abierto como de las penas no privativas de libertad, establecidas en la legislación vigente y cuya ejecución se atribuye a la Administración Penitenciaria. Asimismo, se realiza desde los CIS el seguimiento de los liberados condicionales.

 

Alberga a internos que se encuentran en un proceso avanzado de reinserción o que cumplen su pena en régimen abierto.

En la actualidad residen en el CIS 39 internos, 37 hombres y 2 mujeres y el centro ejerce la labor de seguimiento de 67 liberados condicionales.

Cuenta con una plantilla de 14 funcionarios de vigilancia  (hombres), 8 funcionarios en el CIS y 5 funcionarios en el servicio de Gestión de penas y medidas alternativas.

 

Para el cumplimiento de sus objetivos, el CIS promueve una serie de programas de tratamiento, entre los más destacados:

 

 — Programa de ayuda a drogodependientes, con las asociaciones  Proyecto Hombre, Aclad, Cruz Roja, Caritas, Reto, Pampuri y Spiral, en el que son atendidos  actualmente 18 internos

— Programa de deshabituación de alcohol, con las asociaciones Proyecto Hombre, Arva y Atra, atiende a 4 internos

— Programa para internos con problemas de ludopatía,   con la asociación Ajupareva, que atiende actualmente a 1 interno.

— Programa de búsqueda de empleo: con las asociaciones Foremcyl, Fundación Rondilla, Cruz Roja, Cáritas y Acceder. Están incluidos en este programa 2 internos, más  24 alumnos distribuidos en los diversos programas patrocinados por La Caixa, entidad con la que en la actualidad se realizan tres itinerarios denominados: Curso IN-OUT de “Actividades auxiliares de almacén”, con 13 alumnos (uno de ellos ya en libertad condicional); Puntos formativos: se han programado 6 cursos formativos durante todo el 2016 e Itinerarios personalizados de integración sociolaboral: 11 usuarios (entre residentes CIS y liberados condicionales).

 

Además, actualmente desempeñan actividad laboral en el exterior 15 internos y otros 3 tienen destino remunerado en el CIS.

 

Ubicada en el Centro de Inserción Social se encuentra la Unidad de Penas y Medidas Alternativas que se ocupa, entre, otras cosas, de la gestión, coordinación y seguimiento de la pena de trabajo en beneficio de la comunidad y  de la suspensión de la ejecución de penas privativas de libertad.

TBCs (Trabajos en Beneficio de la Comunidad): El tipo de trabajo es variable, según la institución donde lo cumplan, normalmente son trabajos auxiliares, con arreglo a las cualificaciones de los penados y a las necesidades de la entidad colaboradora. La duración de los trabajos depende del número de jornadas a que se les condene, entre 50 y 100 jornadas, llegando en algunos casos a sobrepasar ampliamente la cifra de 500 F/S. El número de condenados anualmente es de  470 personas, aproximadamente.

Además, se imparten cursos de formación impuestos en sentencias penales, entre los que destacan los de violencia de género, (se han impartido 100), y tratamiento de drogodependientes y alcoholismo: 50. Total anual 150.