La Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio declara, por tercer fin de semana consecutivo, peligro medio de incendios forestales en las nueve provincias de Castilla y León, ante el incremento de las temperaturas y el riesgo antrópico de incendios forestales que se produce los fines de semana.

Para este fin de semana, del 27 al 29 de mayo, se espera un nuevo incremento de las temperaturas con anomalías que superarán, en 6 grados centígrados, la media habitual de temperaturas máximas en esta época del año.

Las altas temperaturas aceleran la desecación del combustible fino que, aunque sigue verde en la zona norte de la región, va sufriendo un desecamiento rápido en el centro y sur de la Comunidad, incrementando la probabilidad de ignición y facilitando la propagación de los  incendios. A esta situación concreta, prevista para el fin de semana, se añaden los altos niveles de sequía acumulada provocados por las anomalías sufridas este año en la precipitación acumulada anual y en la humedad de los combustibles pesados que incrementan la probabilidad de consolidación de los incendios que se produzcan.

Ante este contexto meteorológico y de riesgo antrópico, la Junta de Castilla y León procederá a declarar época de peligro medio de incendios forestales desde el viernes, 27 de mayo, hasta el próximo domingo, día 29 de mayo.  Esta medida implica, entre otras cuestiones, la asignación de personal de guardia, tanto de agentes medioambientales como de técnicos especialistas en extinción, así como la activación de medios aéreos, maquinaria pesada y de cuadrillas terrestres para la asistencia inmediata a los incendios que pudieran surgir. Otra de las medidas preventivas adoptadas es la suspensión de todas las autorizaciones o comunicaciones para quema de restos vegetales que se hubieran podido tramitar. 

Desde la Junta de Castilla y León se confía en que la población siga extremando la prudencia en sus actividades de trabajo y ocio al aire libre para evitar el inicio de un posible incendio y, en caso de producirse, alerte a través del Servicio de Emergencias 1-1-2. Al mismo tiempo, se insiste en que la quema de matorral o monte sin autorización expresa, con cualquier finalidad, es una práctica prohibida que puede poner en grave riesgo vidas humanas, poblaciones y otros bienes, así como nuestro patrimonio natural y cultural, y que, además, puede ser constitutiva de delito, por lo que se efectúa un llamamiento a la responsabilidad y a la colaboración ciudadana para evitarlas.

Se puede consultar información actualizada sobre las limitaciones existentes para el uso del fuego en la APP Incendios CyL (Incendios Forestales Castilla y León) y sobre los incendios de especial significación, en la cuenta de Twitter @naturalezacyl (Naturaleza Castilla y León).

Artículo anteriorRequejo promociona Fromago en Sevilla y destaca la importancia económica de participar en la feria que puede tener para las empresas queseras sevillanas
Artículo siguienteEl gasto en pensiones contributivas se sitúa en el 11,8% del PIB