La tecnología fotovoltaica aprovechará la energía solar para la producción de agua potable y la depuración de aguas residuales en municipios de Castilla y León y contribuirá a minorizar la dependencia energética de la Comunidad. El presupuesto de licitación asciende a 2.712.086 euros.

El objeto de la actuación es la implantación de instalaciones solares fotovoltaicas en autoconsumo en 83 plantas de tratamiento de aguas gestionadas por la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León (SOMACYL).

Estas infraestructuras se encargan de la producción de agua potable y la depuración de agua residual en municipios de toda Castilla y León, requiriendo para ello de un importante consumo de energía eléctrica.

Con la implementación del proyecto, se aprovechará la energía procedente del sol para producir de forma local energía eléctrica renovable, eliminando en gran medida el consumo directo de energía procedente de la red eléctrica.

Las 83 infraestructuras dispondrán de un sistema de generación fotovoltaico de suministro de energía renovable, con una reducción del coste energético en los procesos de depuración y potabilización de agua, y una reducción de las emisiones de con, disminuyendo así la huella de carbono y favoreciendo la transición ecológica. Con ello, además, se consigue minimizar la dependencia energética de la comunidad autónoma de Castilla y León.

La licitación está disponible en el Portal de Contratación de la Junta de Castilla y León, con un presupuesto de 2.712.086 euros más IVA y un plazo de ejecución de 12 meses.

La potencia pico instalada llegará a los 2.280 kW y un suministro anual de energía renovable de 3,4 kWh, que evitarán la emisión a la atmósfera de 1.150 toneladas de CO₂.

Artículo anteriorLa feria «Naturalezas», dedicada al aire libre y la vida saludable, abre sus puertas al público en IFEZA hasta el sábado
Artículo siguienteA partir de este verano, Tábara  contará con la tan deseada piscina.