SAF – 07de junio de 2018

policia trafico porno

Siete detenidos, seis de ellos menores, en diferentes puntos del país

  • El administrador del grupo, único detenido mayor de edad, fue localizado y arrestado en una localidad de Alicante en una operación donde también se han tramitado diligencias contra un menor investigado no detenido y otro inimputable
  • Los detenidos accedían a páginas ilegales de Internet y, posteriormente, intercambiaban archivos de extrema de dureza a través del grupo de mensajería instantánea

 

Agentes de la Policía Nacional, en el marco de la operación CUNA, han desmantelado una red de distribución de pornografía infantil a través de un grupo de Whatsapp de 300 personas. Se ha detenido a siete personas, seis de ellos menores de edad, que intercambiaban archivos de extrema dureza a través de ésta aplicación. También se han abierto diligencias contra un menor investigado no detenido y otro inimputable.

Inicio de la investigación en Zamora

 

La investigación, que se ha prolongado durante un año, se inició en la ciudad de Zamora. Un particular denunció que, a través de Whatsapp, se estaba distribuyendo un video especialmente duro de abusos sexuales a un menor de corta edad.

Tras diversas gestiones, los investigadores identificaron al autor de la distribución de ese archivo y le arrestaron en una localidad de Zamora. Las labores de análisis fueron arduas ya que hubo que analizar más de 52.000 mensajes y 16.000 archivos, consiguiendo identificar al resto de investigados. Los agentes detectaron unas 300 personas, muchos de ellos menores de edad, que enviaban y solicitaban archivos o enlaces a otros usuarios del grupo.

Los investigadores adscritos al grupo UFAM de la Comisaría Provincial de Policía Nacional de Zamora, localizaron y detuvieron al administrador del grupo en la provincia de Alicante, donde realizaron el registro de su vivienda y localizaron numerosos archivos de pornografía infantil y terminales telefónicos relacionados con los hechos. El resto de detenidos e investigados fueron localizados en diferentes puntos del país –Madrid, Sevilla, Murcia, Huesca, Jaén y Mallorca- donde también se intervinieron numerosos terminales telefónicos y dispositivos electrónicos, a través de los que podrían haber tenido acceso a los contenidos ilegales y con los que han distribuido las imágenes.