SAF –de febrero de 2017.

policianacional2

–              Los arrestados forman parte un grupo asentado en Madrid desde donde se desplazaban a lo largo de todo el territorio nacional para cometer los robos

–              Se le han imputado numerosos hurtos con el mismo procedimiento en diferentes ciudades de la geografía española

La Policía Nacional ha detenido a los presuntos autores de un robo mediante el procedimiento de la “mancha” en  Zamora. Esta práctica delincuencial consiste en seleccionar a las víctimas en las entidades bancarias, sobre todo aquéllas que realizan reintegros de elevadas cantidades de dinero, teniendo especial predilección por personas de avanzada edad, más vulnerables y que pueden tener más dificultades a la hora de una posterior identificación.

Estos delincuentes actúan como un grupo organizado y así uno de los componentes accede al banco y es el que se encarga de seleccionar a la víctima pudiendo en el periodo de tiempo en el que permanece en el interior realizar alguna operación para pasar más desapercibido o bien situarse en la cola de la caja observando cómo la futura víctima recibe el dinero y dónde lo guarda.

Hecho esto, avisa al resto del grupo para “marcar” a la persona que porta el dinero. Uno de los autores procede a mancharle la ropa ya sea con tintes, chocolate o cualquier otro producto advirtiéndole a la víctima de esta circunstancia acusando  de tales manchas a alguna persona que desde una ventana de un edificio cercano le ha ocasionado el desperfecto con lo que acercan a la víctima hasta el portal más cercano.

En ese momento aparece en escena otro de los componentes del grupo haciendo ver que es de manera casual y que no se conocen de nada, habitualmente una mujer, la cual de manera muy educada y servicial comienza a limpiarle las manchas utilizando pañuelos.

Durante las maniobras de limpieza aprovechan para de manera habilidosa sustraer el dinero que generalmente se encuentra en un sobre.

Una vez que se apoderan del sobre con el dinero abandonan el lugar de manera rápida de forma que cuando la víctima se da cuenta de que le han sustraído el dinero, ya se encuentra sola y no sabe donde están los autores, los cuales suelen tener buena apariencia, van bien vestidos, son amables y educados y no despiertan suspicacias ni dudas de sus “buenas intenciones”.

Una vez sustraído el dinero los autores se cambian de ropa y se desprenden de aquellos útiles que le han servido para disfrazar su fisonomía como gafas, bigotes postizos, gorras, etc.

En este caso la víctima, que había sacado del banco 6.000 euros, se dio cuenta del engaño justo cuando los autores emprendían la huída saliendo en su busca y alcanzando a uno de ellos. Eso y la inmediata intervención policial, logró que los malhechores no consiguieran su propósito en esta ocasión, ya que la mujer se disponía a salir de la ciudad con el botín cuando fue detenida.

Ambos, con numerosos antecedentes por hechos similares, estaban siendo buscados por varios Juzgados de la provincia española.

Así mismo se le han podido imputar, gracias a la investigación policial, otros hechos cometidos de igual forma en las provincias de  Cádiz, Marbella, Valencia y Valladolid, ascendiendo el valor de lo robado a cerca de los 35.000 euros, continuándose con las investigaciones.

Los detenidos fueron puestos a disposición judicial tras la finalización de los trámites oportunos.