El espectáculo sobre la vida y los amores de la artista mexicana puso fin al ciclo Escenario Patrimonio de Castilla y León, una iniciativa de la Junta de Castilla y León para ayudar a las compañías de Teatro y Danza ante una crisis sanitaria que ha provocado la suspensión de muchas actuaciones.

La compañía zamorana TodoArt13 no podía haber elegido mejor escenario que una abadía cisterciense del siglo XIII para ofrecer al público una visión moderna, mezcla de teatro y danza, de una mujer que hizo del dolor y el amor el centro de su pintura, llena de colorido y pasión. Todo estaba preparado a las 21 horas para dar comienzo a la función, pero los actores pidieron al público retrasarla 10 minutos para que anocheciera. Y entonces salió Frida, vestida de blanco, ofreciendo a los espectadores una danza llena de fuerza.

Leer más en ZN