La colaboración entre Ayuntamiento, Diputación y Obispado permite mantener abiertos los monumentos durante gran parte del año.

Las iglesias de la ciudad reabrirán sus puertas a los visitantes a partir del lunes, pero con el obligado cumplimiento de todas las medidas de seguridad, exigiendo el cumplimiento de reducir el aforo y mantener las medidas de seguridad. El convenio de apertura de monumentos, firmado entre el Ayuntamiento de Zamora, la Diputación Provincial y el Obispado de la diócesis de Zamora, ha permitido mantener al personal durante estos meses de obligado cierre, gracias a la aportación de las administraciones públicas locales.

Leer más en ZN