En la defensa de una Proposición de Ley sobre la modificación de la Ley General Penitenciaria sobre dispersión de presos

  • Maillo: “El Gobierno utiliza este resquicio para dar privilegios a terroristas, con el fin de seguir en el poder”
  • Asegura que, ”las víctimas renunciaron a la venganza y sólo claman por justicia”
  • Según el GPP, el Gobierno está utilizando un resquicio del Código Penal para dar privilegios a terroristas
  • “En pleno estado de alarma, se han tramitado beneficios penitenciarios para 9 reclusos de la banda terrorista”
  • “Desde que llegó al poder este Gobierno, se ha enterrado la estrategia de dispersión de los presos de ETA”

El Grupo Popular ha presentado en el Senado una Proposición de Ley que modifica el artículo 72 de la Ley Orgánica General Penitenciaria, cuyo objetivo es cambiar los requisitos exigidos para la clasificación o progresión al tercer grado para las personas condenadas por delitos de terrorismo.

En la defensa de la PL, ha intervenido Fernando Martínez-Maillo, quién ha recordado que, para el pase al tercer grado de condenados por delitos de terrorismo, según el Código Penal, el condenado debe mostrar signos inequívocos de haber abandonado los fines y los medios terroristas; haber colaborado activamente con las autoridades para impedir otros delitos; repudiar sus actividades delictivas, abandonar la violencia y estar
desvinculado de la organización terrorista.

Para el portavoz de Interior del GPP, la redacción de este artículo está dando lugar a interpretar la expresión “autoridades”, como “un coladero por dónde un gobierno, necesitado de apoyos políticamente legítimos, pero éticamente reprochables, concede privilegios a etarras condenados por delitos graves”.

Esta reforma -afirmaba Maillo- no debería realizarse si tuviéramos un gobierno que transitara por la decencia y la ética democráticas, y no se dejara apoyar por aquellos que siguen sin condenar los asesinatos de la banda terrorista”.

PRIVILEGIOS SIN ARREPENTIMIENTO

El senador Martinez-Maillo ha defendido, en su intervención, que la inclusión de la expresión “autoridades judiciales y policiales, evitará que, para obtener el tercer grado, se dé una colaboración efectiva y real con las autoridades policiales y judiciales, que posibilite el esclarecimiento de los delitos y acabe la impunidad.
En este sentido, ha denunciado que el ministerio del Interior y el gobierno, “están utilizando este resquicio para culminar una de las inmoralidades que un gobierno puede realizar: dar privilegios a terroristas que no se hayan arrepentido, con la única finalidad de seguir en el poder”.

Para el GPP, esta PL está basada en dos principios: dignidad y justicia. Dignidad con las víctimas del terrorismo que todavía no saben quién asesino a su marido, padre…y, justicia porque no puede haber arrepentimiento sin perdón, sin cooperación y sin aflicción. “Colaborar activamente con las autoridades no puede ser un mero trámite” ha dicho Maillo y ha tildado de “inmoral abyecto reprochable y éticamente asqueroso”, lo que está haciendo el gobierno.

“Las víctimas -ha dicho Maillo- renunciaron a la venganza y sólo claman por justicia” y ha preguntado “¿Es mucho pedir que los terroristas de ETA que todavía están en le calle, porque no se han resuelto sus asesinatos, se les condene y vayan a la cárcel?.

ESTRATEGIA DE DSIPERSIÓN

“Desde que llegó al poder este Gobierno, se ha enterrado la estrategia de dispersión de los presos de ETA”, según el portavoz popular y ha concretado que “la decisión política de este gobierno es el acercamiento masivo de presos de ETA a cárceles próximas al País vasco y el otorgamiento de beneficios penitenciarios bajo la apariencia de decisiones individuales. “Los criterios del Ministerio son: la existencia o no de delitos de sangre; la duración de la condena; el tiempo extinguido; la conducta penitenciaria del interno en prisión y la aceptación de la legalidad penitenciaria” y ha denunciado que, en pleno estado de alarma, se han tramitado beneficios penitenciarios para 9 reclusos de la banda terrorista ETA.

Fernando Martínez Maillo ha explicado que, con este Gobierno desde 2018 se han acercado casi 50 etarras, de los más de 230 presos de la organización terrorista ETA (siete se les ha concedido distintos beneficios penitenciarios, entre ellos la semilibertad y ha recordado que el ministro Marlaska, en su comparecencia del 21 de febrero, ya reconoció 20 traslados a cárceles cercanas al País Vasco y dos a prisiones vascas por progresión al tercer grado, algunos incluso con delitos de sangre.

“En pleno estado de alarma, se han tramitado beneficios penitenciarios para 9 reclusos de la banda terrorista ETA” ha concretado Maillo y relatado el nombre de los etarras que han obtenido beneficios así como los traslados de los que se han favorecido.