Santiago Andrés F – 28 de abril de 2014.

La ermita de la luz, situada en la Raya, a pocos metros de Moveros de Aliste y en el municipio vecino de Constantim (Portugal), acogió ayer una

multitudinaria asistencia de peregrinos y romeros llegados desde la Península Ibérica, especialmente desde  castilla y león y desde los concelhos de Miranda do Douro, Vimioso y Braganza para venerar a nuestra Señora la Virgen de la Luz, protectora de la vista. Según cuenta la leyenda, La Madre de Jesús se apareció en una noche de tormenta cerrada para socorrer a un joven alistano que le había implorado y se había encomendado a ella tras verse sorprendido por una tormenta cuando regresaba de ver a su moza en Portugal, entre robles y urces totalmente desorientado.

 

Desde primeras horas de la mañana, bajo un sol espléndido, multitud de puestos a un lado y otro de la Raya exponen sus productos, desde ropas de todo tipo, árboles, plantas hortícolas y flores, cacharros, calzado, ferretería, quesos y jamones y por supuesto el tradicional bacalao típico en Portugal o el café “a palmeira” entre otros productos, tampoco faltó la alfarería, producto de Moveros por excelencia. Churros, porras, pinchos morunos…

A eso de las tres de la tarde, hora española, se celebró la tradicional misa y procesión en honor a San Marcos y la Virgen de la Luz oficiada por el obispo de Miranda ayudado por los párrocos de Costantim y Moveros. La banda de música de Vimioso, y el coro amenizaron magistralmente la Santa Misa. Con la procesión, seguida por la multitud, dio por finalizada la parte religiosa hasta que a eso de las 7 de la tarde los devotos de la Virgen emprendieron la procesión con la Virgen de regreso a Costantim, de nuevo amenizada por la Banda y  entre los estruendos de los cohetes y bombas dando por concluida la romería.

 

Para ver galería de fotos de la noticia, pincha aquí