SAF – 15 de septiembre de 2017.

•             En la jornada se presenta la Guía Didáctica para la Prevención de la Violencia de Género “Encuentra el verdadero amor”, editada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad como herramienta para los orientadores escolares

•             Según consta en esta guía, uno de cada tres jóvenes considera inevitable o aceptable en algunas circunstancias “controlar los horarios de la pareja”, “impedir a la pareja que vea a su familia o amistades”, “no permitir que la pareja trabaje o estudie” o “decirle cosas que puede o no puede hacer”. La denominada «violencia de control” está exageradamente presente en mujeres entre 16 y 19 años

•             La delegada del Gobierno en Castilla y León considera esencial el papel decisivo de la escuela y el instituto en la superación de la desigualdad y la violencia, a la vez que considera que la detección precoz de las primeras señales de la violencia de género es esencial para prevenirla, y que la educación como piedra angular en la lucha contra la violencia de género

La delegada del Gobierno en Castilla y León, María José Salgueiro Cortiñas, inaugura hoy viernes 15 de septiembre, a las 10.00 horas, en la sede de la Delegación del Gobierno (C/ Francesco Scrimieri, s/n), en Valladolid, la primera Jornada sobre “Prevención de la violencia de género en la adolescencia desde las aulas”, que organiza la Unidad de Violencia sobre la Mujer de la Subdelegación del Gobierno en Valladolid, en colaboración con la Dirección Provincial de Educación de Valladolid, y enmarcada en el Plan Director para la Convivencia y Mejora de la Seguridad en los Centros Educativos y sus Entornos. Esta jornada tiene como  objetivo que el alumnado adolescente reciba nociones y pautas que les ayuden a detectar las manifestaciones de la violencia de género, para romper en esa edad la cadena de trasmisión de actitudes machistas, que generan desigualdad entre hombres y mujeres.

La delegada del Gobierno está acompañada por la directora general de la Mujer de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, Esperanza Vázquez; la responsable del área de sensibilización y prevención de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género del Ministerio de Sanidad y Servicios Sociales, Pilar Moreno; el jefe superior de Policía de Castilla y León, Jorge Zurita (anteriormente responsable de dirigir y gestionar en el Ministerio del Interior el Sistema de Seguimiento Integral en los Casos de Violencia de Género); el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Luis Antonio Gómez; el delegado territorial de la Junta, Pablo Trillo; el teniente coronel de la Guardia Civil Javier Peña; además de responsables de las Unidades contra la Violencia de Género del Gobierno en Castilla y León, miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Técnicos responsables en materia de atención contra la violencia de género, cerca de doscientos profesionales del entorno educativo, entre orientadores, profesores y directores de un centenar de centros educativos (colegios de Enseñanza Primaria e institutos de Enseñanza Secundaria) de la provincia de Valladolid.

El papel decisivo de los centros educativos para superar la desigualdad y la violencia

La delegada del Gobierno en Castilla y León, María José Salgueiro, considera esencial el papel decisivo de la escuela y el instituto en la superación de la desigualdad y la violencia, a la vez que considera que la detección precoz de las primeras señales de la violencia de género es esencial para prevenirla, y que la educación como piedra angular en la lucha contra la violencia de género

La Jornada recoge la experiencia del Plan Director para la Convivencia y Mejora de la Seguridad en los Centros Educativos y sus Entornos, iniciativa de los ministerios de Educación, Cultura y Deporte, Interior y Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, en cuyos objetivos se enmarca.

A través de la experiencia de la aplicación del Plan Director en los centros y la  vivida por los profesionales que imparten las charlas, se concluye, según un documento elaborado por la Unidad de Violencia sobre la Mujer, que en estos momentos la adolescencia y la juventud tienen más información sobre violencia de género, pero ello no modifica los patrones de desigualdad que se dan en las relaciones chico-chica; los adolescentes y jóvenes consideran como parte de su rol el proteccionismo del hombre hacia la mujer; no hay diferencia en cuanto a conducta de desigualdad entre centros con alumnado de diferente estatus social, aunque sí se da en las minorías étnicas.

Este panorama, según recoge el documento citado, preocupa al profesorado, muy sensibilizado con las conductas de desigualdad de género que se ven en el día a día entre el alumnado.

Esta radiografía del comportamiento de los jóvenes y adolescentes, sacada de la relación con ellos, justifica iniciativas como la llevada a cabo esta mañana en la Delegación del Gobierno, sobre todo si se tiene en cuenta que, junto con la familia, el centro escolar es el lugar en el que se adquieren las actitudes y valores que nos acompañan toda la vida y que la violencia de género es una lacra social constatable.

Algunos datos del Sistema VIOGEN (Violencia de Género)

Según datos del Sistema VIOGEN (Sistema de Seguimiento Integral en los casos de Violencia de Género), de enero a julio de 2017 se produjeron 2.238 llamadas desde las nueve provincias de Castilla y León al Servicio del 016, el teléfono de atención a víctimas de malos tratos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Asimismo, a fecha julio de 2017, en Castilla y León hay 2.583 mujeres con atención policial y 1.111 mujeres con protección policial.

A fecha julio de 2017, el servicio de Atenpro, servicio creado para acompañar, las 24 horas del día, a mujeres que han sido víctimas de violencia de género, tiene dadas de alta a 413 mujeres en Castilla y León.

Combatir la violencia de género desde las aulas

Además de conseguir que el alumnado adolescente reciba, a través de los orientadores y profesores, nociones y pautas que les ayuden a detectar las manifestaciones de la violencia de género,  la jornada también pretende proporcionar a los/as orientadores y equipo directivos de los centros educativos de Valladolid un espacio de encuentro donde tratar la violencia de género en el ámbito de la educación, fomentar la integración de la prevención de la violencia de género en los centros educativos como parte de su currículum, a través de herramientas organizadas, sistematizadas y prácticas y conseguir que en los centros educativos se trabaje la prevención de la violencia de género desde una misma base de forma  homogénea.

Nueva guía didáctica de prevención de la violencia de género

Una de esas herramientas que se presenta en la jornada, y que se pretende que sea el libro de cabecera de los orientadores escolares en este tema, es la Guía Didáctica para la Prevención de la Violencia de Género “Encuentra el verdadero amor”, editada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

En su preámbulo la Guía recoge que, según el estudio “La percepción de la violencia de género en la adolescencia y la juventud”, aunque nuestra juventud, en un 96%  entre las mujeres y un 92 % entre los hombres, considera inaceptable la violencia de género, no todas las formas de violencia de género concitan el mismo rechazo ni todos los comportamientos que constituyen maltrato son identificados como tales. Uno de cada tres jóvenes considera inevitable o aceptable en algunas circunstancias “controlar los horarios de la pareja”, “impedir a la pareja que vea a su familia o amistades”, “no permitir que la pareja trabaje o estudie” o “decirle cosas que puede o no puede hacer”. La violencia de control está exageradamente presente en las mujeres de 16 a 19 años, según la Macroencuesta de 2015, disparándose a un 21 % entre estas jóvenes, con una incidencia muy superior a la de la media del 9,6 % en la población general de mujeres que la había sufrido.

En la Guía, presentada por la jefa de la Unidad de Violencia de Género de la Subdelegación del Gobierno, Raquel Carracedo, se analizan, entre otros temas, la incidencia de las nuevas tecnologías en la violencia de género, el control de la propia imagen, los celos como muestra de amor, la justificación de la violencia, el control abusivo y sus nuevas manifestaciones o el amor romántico y sus mitos.

Para completar la visión del problema, Jorge Zurita Bayona, jefe superior de Policía de Castilla y León (anteriormente responsable de dirigir y gestionar en el Ministerio del Interior el Sistema de Seguimiento Integral en los Casos de Violencia de Género),  explica la visión y la atención que se presta a la violencia de género en la adolescencia desde las fuerzas y cuerpos de seguridad, protagonistas y colaboradores imprescindibles en el desarrollo del Plan Director, y Pilar Moreno Sastre, responsable del área de sensibilización y prevención de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, que prevé enumerar los recursos para fomentar la relación sana en la adolescencia.

La Jornada será clausurada por el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Luis Antonio Gómez Iglesias, y la directora provincial de Educación, por María Agustina García Muñoz.

Intervención de la delegada del Gobierno en Castilla y León, María José Salgueiro, en el acto de inauguración de la jornada

Saludos…

En primer lugar me gustaría dar las gracias a los ponentes, Jorge Zurita Bayona, Jefe Superior de Policía de Castilla y León, uno de los grandes especialistas de España de la materia, y Pilar Moreno Sastre, Vocal Asesora de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, que desde un primer momento manifestaron su interés por participar activamente en esta jornada y, además en el caso de Pilar, ha supuesto desplazarse desde la capital de España.

En relación con la Junta de Castilla y León, en particular, la Consejería de Educación y la de Familia e Igualdad de oportunidades, con competencia en el caso que nos ocupa, quiero, además de destacar y reconocer su presencia en este acto, resaltar la excelente colaboración con la Consejería de Educación, a través de los responsables de la Dirección Provincial, en la preparación de esta reunión de trabajo con el colectivo educativo, y en el caso de la Consejería de Familia e Igualdad de oportunidades, en cuya  representación  asiste  la  Directora  general  de  la  Mujer, es necesario poner en valor la magnífica coordinación existente con el Gobierno de España y la absoluta cooperación en un tema, como éste, tan sensible y de tanta trascendencia social.

Asimismo, debo destacar, además del papel esencial de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado,  el buen trabajo de la Coordinadora Regional de las unidades de violencia contra la mujer de esta Delegación del Gobierno y de su equipo en  las Subdelegaciones, algunas de cuyas jefas de unidad hoy también están presentes, y en especial, en este caso, referirme al trabajo e ilusión que ha desempeñado en esta jornada, la jefa de la unidad de Valladolid, Raquel Carracedo.  Pero todo esto no tendría sentido sin la amabilidad de todos ustedes, asistentes y destinatarios de este encuentro, por acompañarnos y por el enorme esfuerzo que supone asistir a una jornada en una fecha tan complicada como la víspera del comienzo del curso de Secundaria, en institutos y colegios. Lo cual demuestra la implicación y la sensibilidad que desde los equipos de orientadores hasta los equipos directivos existe frente a la desigualdad y a la violencia machista.

A todos, muchas gracias.

En nuestra sociedad está ampliamente aceptado el papel decisivo que la escuela desempeña en la superación del sexismo y la violencia de género, a la vez que se destaca la necesidad de un cambio en las referencias culturales desde la educación, como herramienta fundamental para superar estos problemas.

Sin embargo, no es suficiente que la escuela no sea sexista, hace falta erradicar un modelo ancestral de relación basado en el dominio que, por desgracia, estamos viendo que tiende a reproducirse entre nuestros adolescentes.

No hay duda de que se han producido grandes avances hacia la igualdad en las últimas décadas, sin embargo aún continúa la exposición a la desigualdad y la violencia de género que nace de ella. Afrontar este problema exige conocer en profundidad las manifestaciones presentes y su significado, y dar a la sociedad elementos de juicio precisos para poner los medios que contribuyan a la prevención y superación de este tipo de conductas violentas.

Para prevenir la violencia de género es necesario cambiar actitudes mediante la coeducación y  la educación en igualdad de derechos. La convivencia presupone la libre elección y la no propiedad de las personas. Por eso, coeducar es enseñar caminos de libertad y de autorrealización.

La igualdad y la prevención de la violencia de género se encuentran estrechamente relacionadas con tres objetivos, que los profesionales de la educación destacáis habitualmente como prioritarios y que cito, sin orden de prelación:

1)-          la erradicación del abuso y el empleo de la fuerza como modelo de relación.

2)-          la prevención de situaciones de riesgo.

3)-          y la articulación de la convivencia alrededor de la paz.

La violencia de género sigue siendo un problema con el que convivimos diariamente.  Detectar e identificar las señales que nos rodean y que denotan actitudes de desigualdad entre mujeres y hombres por razón de sexo, garantiza una convivencia y relaciones más justas, más seguras y más satisfactorias. La alternativa a la violencia siempre es el diálogo. La violencia no es sólo matar a otro.

Hay violencia cuando usamos una palabra denigrante, cuando hacemos gestos para despreciar a otra persona, cuando obedecemos porque hay miedo. La violencia es mucho más sutil, mucho más profunda.

La adolescencia es un estadio vital complejo en la materia que nos ocupa, puesto que coinciden en el tiempo, cambios físicos y psicológicos, importantes para el desarrollo personal y social futuro de los adolescentes. En este marco los últimos estudios de la Delegación de Gobierno para la Violencia de Género  sobre percepción de la violencia en la adolescencia y juventud concluyen que,  aunque el 96% de las mujeres y el 92% de los hombres rechaza la violencia de género, un 33% considera aceptable algunas de sus manifestaciones. Estas cifras muestran una mayor tolerancia a determinadas actitudes de control, que son las primeras señales de una situación de violencia de género, que forman parte del maltrato. La Macroencuesta sobre violencia de género de 2015 pone de manifiesto que la violencia de control está exageradamente presente en las mujeres de 16 a 19 años.

Impacta ver cómo desde los centros educativos se pone de manifiesto la observación de comportamientos machistas por parte de adolescentes, sin que en ningún momento se planteen las consecuencias que tiene para su futuro como pareja. Asimismo, el profesorado en algunas ocasiones un conocimiento preciso de cómo abordar algunas situaciones y es perfectamente consciente de que hace falta una actuación más global y continua de este tema.

En nuestro caso, uno de los objetivos principales del Gobierno de España, y de todas las fuerzas políticas unidas bajo el Pacto de Estado contra la violencia machista, es precisamente la prevención y sensibilización para erradicar la violencia de género en la adolescencia. Sin ir más lejos, durante estos días, y hasta el 26 de septiembre, la Delegación del Gobierno para la violencia de género está difundiendo en prensa, radio, Internet y cines una nueva campaña de prevención de la violencia de género en la adolescencia, dirigida a los chicos, para que corten a tiempo actitudes machistas y de control sobre sus parejas.

Bajo el lema “corta a tiempo, el maltrato no llega de repente” la campaña tiene por objetivo sensibilizar contra la violencia de género entre los más jóvenes. La detección precoz de las primeras señales de la violencia de género es esencial para prevenirla y para evitar que se agraven determinadas conductas de control, de falta de respeto, de aislamiento, de humillación o de agresión. Estas primeras conductas aún son más sutiles en la adolescencia y su normalización puede llevar a la justificación o aceptación de relaciones nocivas. Como he mencionado anteriormente, 1 de cada 3 jóvenes de entre 15 y 29 años considera inevitable y aceptable en algunas circunstancias la violencia de control: impedir a la pareja que vea a su familia o amistades, no permitir que trabaje o estudie, controlar sus horarios o decir qué puede y qué no puede hacer.

Por su parte, y en la misma línea de orientación a la población adolescente, el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), dependiente del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, ha activado desde el pasado lunes 11 de septiembre una línea de asistencia telefónica 900 116 117 para resolver las dudas y conflictos que habitualmente surgen en el uso de Internet para los menores, al que también podrán llamar padres, educadores y profesionales del ámbito del menor, para encontrar ayuda para hacer frente a cualquier circunstancia que pueda surgir en relación al uso de Internet y sus riesgos.

Hoy, contamos, en esta sala, con un elevado porcentaje de representantes de los centros educativos de secundaria de Valladolid (casi un 78 por ciento -77,9%-),  y con ellos vamos a analizar cómo aplicar, en sus respectivos centros -desde las aulas-, un material educativo, de prevención de la violencia de género dirigido a adolescentes y jóvenes, editado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, con el que se intenta establecer una metodología común para un mismo objetivo y un procedimiento de comunicación fluido, constante y en tiempo real entre todos los participantes. Es un proyecto ambicioso, pero sin retos, no hay progreso.

Finalizo resaltando la importancia del papel que desempeñáis en vuestros respectivos centros, y os animo trabajar en vuestro ámbito, para que, entre todos, lleguemos a erradicar la violencia machista, sabiendo que ésta es, realmente, el último refugio del incompetente.

Espero que la jornada sea muy productiva para todos.

          Muchas gracias