Tras dos meses de lucha las mujeres de Verín han conseguido su objetivo y con él, han dado a las zamoranas de la comarca de Sanabria una buena noticia ya que también tendrán la posibilidad de que esa asistencia la que da esperanza a la zona despoblada llegue a ellas.

El paritorio natural de las sanabresas era Verín desde hace tiempo y tras el conflicto de intereses de la Consejería de la Xunta hoy se llegaba a un acuerdo para que Verín continúe con su paritorio abierto. Las mujeres que han luchado por ello desmontaban hoy su campamento improvisado en Verín.

Los nacimientos en la zona son pocos pero el riesgo de la falta de atención rondaba también en las embarazadas (que son pocas) a parte de los cierres y falta de servicios a la vez que de médicos.

Leer más en ZN