El invierno 2019-2020 (periodo comprendido entre el 1 de diciembre de 2019 y el 29 de febrero de 2020) ha sido en Castilla y León MUY CÁLIDO, con déficit de precipitación

El trimestre invernal se ha caracterizado por la variabilidad, con largos períodos de estabilidad alternando con la entrada de borrascas profundas que han dejado registros de precipitación y viento con consideración de efeméride. La escasez de situaciones de componente norte ha facilitado unas temperaturas muy por encima de su promedio, con pocos días de helada y con registros extremos en gran parte de la Comunidad en el mes de febrero.

Temperaturas

El invierno 2019-2020 ha sido muy cálido en la mayor parte de Castilla y León. Solo en zonas próximas al Valle del Duero, donde las nieblas fueron más persistentes, su carácter ha sido cálido mientras zonas del este y sureste de la Comunidad ha llegado a ser extremadamente cálido. La temperatura media ha sido 6,7 °C valor que queda 2,1 °C por encima de la media de la estación (periodo de referencia 1981-2010). Desde 1951 ha sido, junto al invierno 1989-1990, el más cálido. También desde 1951 ha sido el invierno con mayores registros de temperatura máxima y el quinto más cálido respecto a las temperaturas mínimas con un promedio de 38 días de heladas (14 menos que su promedio) que lo sitúa como quinto invierno con menor número de heladas.

Destacamos las siguientes estaciones principales de AEMET en Castilla y León en las que se superaron el anterior valor más alto de temperatura media de las máximas en un invierno:

Ávila: 12,1°C. El valor anterior era 11,3 °C en el invierno 2018-2019. Estación con datos desde 1983 en la ubicación actual.
Burgos-Villafría: 10,8 °C. El valor anterior era 9,9 °C en el invierno 2018-2019. Estación con datos desde 1943 en la ubicación actual.
Ponferrada (León): 12,3 °C. El valor anterior era 12,1 °C en el invierno 2018-2019. Estación con datos desde 1951.
Segovia: 11,9 °C. El valor anterior era 11,4 °C en el invierno 2018-2019. Estación con datos desde 1988 en la ubicación actual.
Villanubla (Valladolid): 10,6 °C. El valor anterior era 10,5 °C en el invierno 2018-2019. Estación con datos desde 1938.

Diciembre fue muy cálido en general y cálido donde las nieblas fueron persistentes. De media se registró una anomalía positiva de 1,7 °C que lo sitúa entre los seis más cálidos desde 1951. La temperatura máxima se registró entre los días 28 y 30, en la provincia de Soria y norte de la Comunidad, con 21 °C y en estas mismas zonas también se registró en los mismos días la mínima más baja, -7,0 °C, que refleja las importantes oscilaciones diurnas en estas fechas. Se registraron 12 días de helada de media.

Enero fue cálido. De media las máximas tuvieron un valor muy similar entre la primera y la segunda quincena mientras que las mínimas tuvieron un comportamiento diferente: en la primera quincena estuvieron por debajo de los valores normales y en la segunda quincena por encima llegando incluso a estar a finales de mes 7 °C por encima de los valores normales. La temperatura máxima se registró el día 1 en Ólvega (Soria) con 21 °C y el valor más bajo en Vegarienza (León) el día 12, con -10,0 °C. La mayor parte de las heladas se registraron en la primera quincena, con un promedio mensual de 17 días.

Febrero fue muy cálido o extremadamente cálido en Castilla y León, con una anomalía positiva en su valor medio de 3,5 °C. En los primeros días del mes las temperaturas mínimas fueron las más destacadas, haciendo del día 1 el más cálido del periodo y con registros que alcanzaron consideración de efeméride en la mayor parte de la Comunidad (hasta 10 °C por encima de su promedio). Por el contrario, en la última decena los valores nocturnos estuvieron en torno a su valor esperado mientras que las temperaturas máximas alcanzaron mayor relevancia, lo que provocó una importante oscilación diurna, registrándose en estos días las máximas más altas y las mínimas más bajas de todo el mes. La temperatura más alta se registró en Candeleda (Ávila) con 25,5 °C y la más baja en Cuéllar el día 20, con -7,7 °C. De media hubo 9 días de helada (la mitad de su promedio) y sólo localmente se alcanzaron valores inferiores a -5 °C. Teniendo en cuenta el promedio de todas las estaciones de la Comunidad ha sido el febrero más cálido desde 1951, tanto de temperatura media como de media de máximas (en media de mínimas ocupa el 4º puesto). Se resalta el hecho de que, desde 1951, cinco de los quince meses de febrero más cálidos se encuentran dentro de los últimos veinte años y cinco de los quince meses de febrero más fríos se encuentran también dentro de los últimos veinte años. También hay que destacar las siguientes efemérides de temperatura en el mes de febrero:

Soria. El 23 de febrero se registra 23,2 °C, la temperatura máxima diaria más alta del mes de febrero en dicha estación. El valor anterior era 21,8 °C registrado el 23 de febrero de 2019.
Segovia. El 3 de febrero se registró 21,5 °C, la temperatura máxima diaria más alta del mes de febrero en la ubicación actual de la estación (datos desde 1988). El valor anterior era 21,0 °C registrado el 28 de febrero de 1997.

Precipitaciones

La precipitación acumulada durante el invierno 2019-2020 ha sido un 10%-15% por debajo del promedio para el treintenio 1981-2010, con 29 días de precipitación apreciable (en torno a su valor medio), 15 días de niebla y con escasa presencia de precipitaciones en forma de nieve. Los valores acumulados de precipitación dejan un periodo de carácter seco en la mayor parte de Burgos y de Segovia, norte de Ávila y áreas próximas. En el resto, el carácter es normal e incluso húmedo en zonas del noroeste y suroeste. El invierno comenzó con episodios de precipitación persistentes que dieron lugar a valores diarios de precipitación que han llegado a ser efemérides mensuales e inclusos absolutas (por ejemplo los 299 l/m2 de Puerto El Pico-Ávila el 19 de diciembre) y finalizó con un mes de febrero prácticamente sin precipitaciones donde en algunas estaciones los valores registrados no se observaban desde 1945.

Diciembre fue húmedo o muy húmedo gracias a las sucesivas entradas de borrascas profundas desde el Atlántico (“Daniel”, “Elsa” y “Fabien”) en la segunda quincena del mes. Algunos valores de viento y de precipitación registrados en esas fechas llegaron tener consideración de efeméride en muchas zonas de la Comunidad. Gracias a ello durante el penúltimo fin de semana del año se generó un 60 % de energía libre de carbono mediante las hidroeléctricas y las eólicas. El valor acumulado mensual supone de media un 50% superior a su valor promedio (periodo de referencia 1981-2010). En promedio hubo 11 días de precipitación apreciable con escasa presencia de nieve. El valor más alto se registró en zonas de la Sierra de Gredos, con 548 l/m² y el más bajo en el Sureste de Soria, con 33 l/m2.

Enero en general fue seco con una precipitación que estuvo en torno al 35%-40% por debajo de su promedio. En algunas zonas del oeste y en la provincia de Soria fue normal, incluso localmente HÚMEDO, mientras que en el extremo norte de Burgos fue muy seco. La primera quincena de enero se caracterizó por la estabilidad, mientras que en la segunda mitad del mes, las precipitaciones se registraron de manera prácticamente continuada, con episodios de viento fuerte con la presencia de la borrasca “Gloria”. El 19 de enero de 2020 se registraron rachas de 109 Km/h en Velilla del Río Carrión (Palencia), 103 Km/h en Candeleda (Ávila) y 99 Km/h en Villameca (León) y Carrión de los Condes (Palencia). Sólo se observó presencia de nieve entre los días 18 y 21.

Febrero fue muy seco o extremadamente seco, con un promedio de 5 días de precipitación apreciable y un déficit pluviométrico del 85%, que sitúa a este último mes de febrero entre los más secos Castilla y León (teniendo en cuenta los registros de los Observatorios Principales es el tercero más seco desde 1951, después de 1971 y 2000). En la mayor parte de la Meseta y en el Sureste de la Comunidad no se alcanzaron los 5 l/m2 y sólo en áreas de Aliste y Sanabria así como en el norte de León, Palencia y Burgos y zonas del Sistema Ibérico, se superaron los 10 l/m2, con un valor máximo de 69 l/m2 en el extremo norte de Burgos. La precipitación más baja se registró en Soria, con 0,6 l/m2 y los valores más frecuentes estuvieron entre 3 y 11 l/m2.

Año hidrológico

Año hidrológico 2019-2020. Valoración del año hidrológico a fecha 15/03/2020

En Castilla y León, en promedio para toda la Comunidad, el año hidrológico es normal gracias a las precipitaciones registradas durante los meses de noviembre y diciembre principalmente. Como se puede observar en la zona hay zonas del sur y centro que se encuentran por debajo del valor normal. Si consideramos los Observatorios Principales de AEMET en Castilla y León el porcentaje de precipitación acumulada respecto a un período normal (1981-2010) va desde el 80 % de Ávila y el 91 % de Palencia hasta el 128 % de Ponferrada y el 117 % de Virgen del Camino-León.

Predicción estacional

Resumen: cálido en general y seco en el norte de España.

El avance de la predicción estacional provisional con la limitada información disponible a fecha de 19 de marzo de 2020 procedente de predictores empíricos y modelos numéricos para el periodo Abril-Mayo-Junio de 2020 es la siguiente:

TEMPERATURA

Para Abril-Mayo-Junio de 2020 hay una mayor probabilidad de que la temperatura media se encuentre en el tercil superior en toda España (Periodo de referencia 1981-2010).

PRECIPITACIÓN

Para Abril-Mayo-Junio de 2020 hay una mayor probabilidad de que la precipitación se encuentre en el tercil inferior en el tercio norte (Galicia y Asturias principalmente). En el resto de España la probabilidad de los terciles es la climatológica (periodo de referencia 1981- 2010).