• Desde el 9 de mayo (fin del estado de alarma) hasta el 15 de junio de 2021, en poco más de un mes, se han registrado en la Comunidad Autónoma 9 accidentes mortales con 10 fallecidos, de los cuales, 3 accidentes, con 4 fallecidos, han tenido como factor concurrente el consumo de alcohol y/o drogas, frente a los 0 casos de todo el año 2020
  • En 2019, año de referencia, el porcentaje de conductores fallecidos en Castilla y León con resultado positivo a alcohol y/o drogas fue del 23%, es decir, 15 conductores positivos de un total de 65 conductores  fallecidos durante todo el ejercicio

Se ha invitado a las policías locales a sumarse a la campaña, ya que su participación es imprescindible para realizar la vigilancia lo más próxima a las zonas de consumo y evitar una mayor exposición del riesgo

La Dirección General de Tráfico pone en marcha desde hoy y hasta el próximo martes 22 de junio una nueva campaña en la que se intensificará la vigilancia sobre el riesgo que supone el consumo de alcohol y/o drogas en la conducción, que coincide en Castilla y León con una serie de accidentes mortales en las últimas semanas en los que los conductores resultaron positivos en estas sustancias.

En concreto, desde el 9 de mayo (fin del estado de alarma) hasta el 15 de junio de 2021, en poco más de un mes, se han registrado en Castilla y León 3 accidentes mortales con 4 fallecidos con los factores concurrentes de  consumo de alcohol y/o drogas, (de un total de 9 accidentes mortales con 10 fallecidos) frente a los 0 casos de todo el año 2020.

En 2019, año de referencia, el porcentaje de conductores fallecidos en Castilla y León con resultado positivo a alcohol y/o drogas fue del 23%, es decir, 15 conductores positivos de un total de 65 conductores fallecidos durante todo el ejercicio.

En ese mismo año, en esta Comunidad, se abrieron diligencias judiciales a 1.034 conductores por conducir con altas tasas de alcohol y /o bajo la influencia del alcohol y otras drogas.

El delegado del Gobierno, Javier Izquierdo, que presentó esta nueva campaña de la DGT en Valladolid junto a la coordinadora de Tráfico de Castilla y León, Inmaculada Matías, y el comandante de la Agrupación de Trafico de la Guardia Civil, Oscar Rúa, mostró su preocupación por estos datos y reiteró el llamamiento a la prudencia y responsabilidad de los conductores castellanos y leoneses, poniendo el acento en la necesidad de redoblar esta actitud de compromiso no sólo con la protección de la propia vida, sino con la de los demás, acompañantes de viaje y otros usuarios de las vías, de cara al verano, que multiplicará el número de desplazamientos.

Según explicó Inmaculada  Matías, durante una semana, en el transcurso de esta campaña, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil (ATGC) intensificarán los controles sobre este factor de riesgo causante de casi un cuarto (24%) de los accidentes mortales. Para ello, se establecerán diferentes  puntos de control en todo tipo de carreteras y a cualquier hora del día, con el objetivo de evitar que personas que hayan ingerido alcohol o hayan consumido drogas se pongan al volante.

Tanto la coordinadora de la DGT en Castilla y León como el delegado del Gobierno incidieron en que esta vigilancia no se limita sólo a estos días, sino que se mantendrá a lo largo del verano, y de todo el año, para disuadir de conducir si se está bajo la influencia de bebidas alcohólicas o sustancias estupefacientes, que alteran indudablemente la capacidad para la conducción y suponen un “enorme peligro sobre ruedas”.

Tráfico ha invitado a los ayuntamientos de más de 25.000 habitantes a sumarse a la campaña, con el establecimiento de controles en sus respectivos cascos urbanos para disuadir del consumo al volante.

Desde hace varios años, la DGT está trabajando con los ayuntamientos  y desarrollando un plan de apoyo a las policías locales en materia de pruebas de alcohol y otras drogas, realizando cursos de formación y dotándoles de instrumentos para la realización de controles de drogas. La participación de las autoridades locales en esta materia es imprescindible para realizar la vigilancia lo más próxima a las zonas de consumo y evitar una mayor exposición del riesgo.

  • Según la Memoria de la Fiscalía de Seguridad Vial, en 2019, 48.078 conductores fueron condenados en España por conducir con altas tasas de alcohol y /o bajo la influencia del alcohol y otras drogas y obligados a cumplir alguna de las penas siguientes.
  • Según datos del Observatorio Europeo para la Seguridad Vial (ERSO), alrededor del 25% de todas las muertes en carretera en Europa están relacionadas con el alcohol, mientras que, aproximadamente, sólo el 1% del total de kilómetros recorridos son conducidos por personas con 0,5 g / l de alcohol en la sangre o más

CÓMO SE HACE UNA PRUEBA DE DROGAS

Los Puntos de Verificación de Alcoholemia y Drogas que se establecen, tanto en las campañas especiales de vigilancia y control como en los controles aleatorios que se llevan a cabo de manera habitual, siempre deben garantizar tanto la seguridad de los agentes como la de los usuarios de la vía a los que se requiera para la realización de las pruebas oportunas.

Para ello, estos puntos se establecerán en lugares que reúnan las condiciones adecuadas de seguridad y, en los que se realicen en horario nocturno, se reforzará la señalización en la medida de lo posible para garantizar la ejecución de las pruebas en las condiciones de seguridad adecuadas. Todo ello por supuesto sin olvidar, además, las medidas personales que se deben adoptar por la situación de crisis sanitaria ocasionadas por la COVID-19.

En el caso concreto de las pruebas de drogas siempre se establece un protocolo de actuación que se detalla en la siguiente infografía.

TOLERANCIA CERO CON ESTAS CONDUCTAS

Desde la DGT se insiste una vez más en recordar que la única tasa segura es 0,0% ya que, aún con tasas de alcoholemia dentro de los márgenes legales permitidos, nuestro riesgo de provocar un accidente puede verse incrementado.

Tasas máximas del alcohol permitidas para conducir

Sanciones

Además, es importante remarcar también la tolerancia cero con este tipo de conductas para impedir que personas que hayan bebido o hayan ingerido cualquier tipo de drogas se pongan al volante y, en cualquier caso, evitar siempre subirse a un vehículo en el que el conductor se encuentre en esas condiciones.

Artículo anteriorEl programa de prevención de drogodependencias de la Diputación contempla más de 30 actuaciones en la provincia de Zamora
Artículo siguienteLos proyectos adjudicados en la primera subasta renovable crearán más de 25.000 empleos