El calendario del coronavirus en Zamora marcó una nueva senda de crecimiento el pasado 28 de agosto, tras más de dos meses y medio sin registrar nuevos fallecidos por COVID-19 (el último notificado fue el 8 de junio). Desde finales de verano a día de hoy, los datos marcan una tendencia, cuanto menos, preocupante. 

En concreto, desde ese 28 de agosto en el que el Complejo Asistencial volvió a registrar un nuevo deceso, el número total de fallecidos en esta «segunda ola» en la provincia asciende a 29, una cifra que ha sufrido altos y bajos. Tras dos días fatídicos en los que Zamora aquejó la vuelta de la COVID notificando cuatro nuevas bajas, llegó una breve calma. En siete días la lista de fallecimientos no se movió, una racha que volvió a romperse el pasado 6 de septiembre. Desde esa fecha y hasta el día 12, día sí, día no, las noticias volvían a darnos un vuelco al corazón.

Leer más en ZN