Hoy 11 de diciembre, nos reunimos por quinta vez los vecinos de la comarca de Tábara para defender el derecho de las zonas rurales a un sistema sanitario digno y de calidad, y para manifestar nuestro rechazo a la propuesta de reestructuración de la atención primaria de la Junta de Castilla y León.

No aceptamos el límite de 5000 cartillas sanitarias para la pérdida del centro de salud que ha establecido la Junta de Castilla y León.

No aceptamos que desaparezca ningún centro de salud en los procesos de readaptación.

No aceptamos el cupo de 400 cartillas por médico que la Junta de Castilla y León ha establecido para suprimir los médicos en la zona que no lleguen al mismo.

No aceptamos que se supriman plazas de trabajo en las zonas del medio rural para crearlas en la capital.

No aceptamos la falta de claridad que existe ante la nueva creación de plazas que se presumen.

No aceptamos la falta de transparencia respecto al tamaño de los equipamientos de los consultorios de atención diaria planteados ni la localización de los mismos.

No aceptamos la falta de definición que existe en los procesos de traslado de los pacientes a los consultorios.

No aceptamos que el PAC sea atendido solo por una enfermera.

No aceptamos la imposición de la petición de consultas con los centros médicos a través de internet o aplicaciones afines.

No aceptamos que la asistencia quede supeditada a la disminución de la población de las localidades, solo a la demanda de las necesidades.

Enmascaran el plan pretendiendo hacer creer a la población que es una consecuencia de la distribución de la población y la falta de medios humanos y materiales. Pero no explican cómo se ha llegado a ello.

La despoblación es una consecuencia de esas políticas de centralización que se han llevado a cabo de todo para las ciudades, que tanto daño han hecho al medio rural. Ahora, apechuguen con lo que han generado y solventen el problema de la mejor manera posible sin perjudicar a nadie.

Cuando se produzca el desmantelamiento de la sanidad del medio rural que se busca, les preguntamos, ¿qué van a hacer ustedes durante los veranos cuando la población de los pueblos es como poco tres veces superior?, ¿qué van a hacer ustedes si se vuelve a producir otra crisis (como la pandemia que estamos sufriendo) y vuelve a salir otra vez la gente despavorida de las ciudades, como sucedió, ¿cómo van a atender a esa gente desplazada sin previsión de medios?

No nos vendan que no tienen medios ni económicos, ni humanos. Económicamente hablando, sabemos que hay dinero para muchas otras cosas y mucho menos importantes que la sanidad.

A nivel de personal, si faltan médicos, fórmenlos que hay muchos alumnos que quieren acceder a la universidad y no se les deja, y a los que salen se les invita a irse al extranjero porque las condiciones laborales son deprimentes, jornadas en muchos casos extenuantes y falta de salario adecuado.

Se han pensado ustedes que como somos una población que no se queja, vamos a seguir así y señores, NO. No vamos a permitir que, por vivir en una zona rural, se nos agravie de un modo semejante.

No aceptamos esa propuesta a la que nos quieren someter. Le pedimos que, por favor, revisen el PLAN y elaboren un PLAN DE ATENCIÓN SANITARIA DIGNO Y DE CALIDAD para el medio rural que no solo tenga en cuenta motivos económicos, sino que sea un plan solidario y humanitario, que refuerzo y mejore la sanidad de las zonas rurales.

La sanidad no debe tratarse como una cuestión política, es un derecho básico de toda persona, viva ésta en el medio que viva. El plan propuesto es indigno para las personas que viven en las zonas rurales y debe ser modificado para adaptarse a las necesidades reales de la zona y estar al margen de cuestiones económicas.

¡Por una sanidad en el medio rural, digna y de calidad!

Artículo anteriorCastilla y León aumenta su red de contactos internacionales para que los alumnos de la Comunidad puedan realizar intercambios lingüísticos
Artículo siguienteLa delegada del Gobierno recuerda el papel insustituible de los medios en la prevención y lucha contra la violencia de género y en la concienciación sobre igualdad y respeto mediante la elaboración de contenidos adecuados