Durante el pasado año, con motivo de la pandemia del Covid-19 un maestro sevillano, José Ignacio Fernández “Nacho”, gran aficionado entre otras cosas a la antropología y a recorrer largas distancias, pensó en la forma de revertir la situación de confinamiento en la que se encontraba, porque para una persona como él, acostumbrada al contacto con la naturaleza, se le ocurrió que uniendo la península de sur a norte a través de la vía de la Plata y Camino Sanabrés, trazados que junto con otros que conducen a Santiago, él había recorrido en varias ocasiones, podría representar ese revulsivo que él podía aportar a la situación, buscando el objetivo de reactivar la situación económica en la que se encontraban la mayoría de los pueblos de la península y a través de su esfuerzo lanzar un mensaje de esperanza.

Como el proyecto que iban a recorrer se encontraba directamente vinculado con el Camino de Santiago que siguen los peregrinos que comienzan en Sevilla y el objetivo era que ese mensaje que querían lanzar, era mirar hacia adelante, estaba ya definido desde hace tiempo para los peregrinos por la palabra Ultreya y dieron el nombre de esta palabra tan peregrina al proyecto que iban a realizar.

El resto del proyecto fue todo como lo habían planificado y en pocos días cumplieron el objetivo que se había propuesto y uno de los lugares de los que guardaban especial cariño por cómo habían sido acogidos en esta iniciativa, fue Tábara, que a través del ayuntamiento se implicó en su proyecto.

Este año han querido repetir la iniciativa que entonces tuvieron y en lugar de recorrer el camino que van siguiendo los peregrinos con destino en Santiago de Compostela, lo van a hacer solo parcialmente, dentro de un proyecto más amplio en el que en 14 etapas visitando 15 ciudades, tratan de dar la vuelta a toda la península.

En esta ocasión los fines con los que afrontan este nuevo proyecto, van a estar vinculados con Caritas, han conseguido un importante número de patrocinadores, que viendo el resultado de la primera edición se han implicado en colaborar en esta nueva iniciativa y lo que vayan recaudando a través de las aportaciones que van recibiendo de todos los que se han implicado en el proyecto, así como del merchandising de los productos vinculados con la iniciativa, que van vendiendo directamente, se cederá íntegramente a Caritas, para que este organismo lo distribuya entre los más necesitados de cada una de las zonas por las que van pasando.

El equipo es amplio, ya que además de las 10 personas que habitualmente recorren en bicicleta cada uno de los trazados previstos, cuentan con un apoyo logístico importante en el que no faltan quienes se encargan de difundir cada jornada el trayecto que van realizando a través de prensa radio y televisión así como las personas de apoyo que en cada llegada, les están esperando con todo un despliegue de marketing y los que le acompañan durante el trayecto que van haciendo, cubriendo las necesidades que se van presentando en el recorrido.

Cuando los organizadores se pusieron en contacto con el ayuntamiento de Tábara para exponerles este nuevo proyecto, la corporación enseguida se adhirió al proyecto, porque vieron en el mismo una iniciativa solidaria, que generaba alegría ilusión y también para Antonio Juárez y los concejales Paquita Gutiérrez y Agustín Villalón que se encontraban esperándoles en la torre de Tábara, la elección de nuestro pueblo como final de una de las etapas, representa una promoción para nuestra villa al dinamizar este lugar con la difusión que se hace de los valores que Tábara encierra, porque además de la acogida que se les dispensa, a través de la difusión de su estancia en nuestro pueblo, hablan de los valores turísticos y culturales que Tábara posee.

En la jornada de hoy el trazado que tenían previsto realizar discurría entre Salamanca y Tábara y Nacho, el promotor de esta idea, nada más llegar aseguró, que Tábara era una parada obligatoria para el movimiento Ultreya y siempre que se repitiera esta iniciativa lo iba ser, porque Tábara significa mucho para él ya que la última vez que recorrió el Camino de Santiago, tuvo en este pueblo un encuentro muy entrañable con un peregrino del que guarda un grato recuerdo.

Es importante destacar que entre las 15 ciudades que acogerán la llegada de este movimiento, cuatro de ellas son pueblos, el resto son capitales de provincia y de estos pueblos, todos ellos importantes, Tábara es el más pequeño en cuanto a población, pero tan importante como el resto, porque según aseguraba el alcalde de la localidad Antonio Juárez es importante coincidir con ciudades como Córdoba, Valladolid, Santander o Madrid en un proyecto de estas características y estar señalado, como ellas, como final de una de las jornadas.

Después de un merecido descanso para todos los integrantes del pelotón, la escuela de Paloteo de Tábara dirigida por Carlos Fresno, ha representado una actuación para todos los integrantes del movimiento Ultreya, en el que han dado a conocer una de las actividades culturales más representativas de este pueblo

Seguidamente, se ha hecho entrega por parte del ayuntamiento de Tábara, de un cheque por valor de 1.027 € que representa la aportación del ayuntamiento a esta iniciativa, 500 € y otros 527 € obtenidos por aportaciones que han recibido en Tábara y la venta de recuerdos promocionales de la iniciativa. Este importe irá destinado directamente para Caritas, cuya presidenta Inmaculada del Peso, se encontraba en el acto, que a su vez lo revertirá en las necesidades que los más desfavorecidos del pueblo puedan tener.

Inicialmente, se había pensado cubrir las necesidades de las personas de mayor edad, pero después de varias gestiones se ha visto que todas estaban cubiertas, por lo que ese importe se va a revertir en salvar la brecha digital que pueda existir en algunos casos necesarios para los más pequeños con la situación que estamos atravesando y ese será el destino de esta aportación, con la adquisición de soportes informáticos que les ayuden en su trabajo.

Sin duda, esta es una de las muchas iniciativas que va surgiendo de manera solidaria y para un pueblo como Tábara, participar e implicarse en la misma, es un objetivo que satisface los deseos de la corporación, que busca tratar de colaborar con los más desfavorecidos.

Galería de fotos del evento

Artículo anteriorLa Comisión de Seguimiento se reúne para aprobar las obras presentadas por los ayuntamientos que pertenecen al Programa de Fomento del Empleo Agrario.
Artículo siguienteDesafecciones