Cada sábado, los seguidores del UDC Tábara se preparan para vivir la emoción de otro partido de liga, pero este fin de semana, la sensación y las expectativas eran distintas. Los jugadores, claramente imbuidos con las lecciones técnicas aprendidas en el entrenamiento del viernes, entraron al terreno de juego con una determinación palpable. El resultado fue un emocionante enfrentamiento que culminó en la segunda victoria de la temporada, proporcionando al equipo un impulso de confianza justo a tiempo para encarar la segunda mitad de la temporada, en la que la mayoría de los partidos se jugarán en casa, en el Polideportivo Municipal de Tábara.

El escenario para este encuentro fue Corrales del Vino, donde el UDC Tábara se enfrentó al Villalazán. A pesar de un comienzo con retraso debido al partido anterior, una vez que el balón comenzó a rodar, los jugadores del Tábara demostraron su destreza táctica y habilidades técnicas superiores.

El protagonista inicial de la jornada fue Ioritz, quien, en una vertiginosa jugada por la banda, se adelantó al portero y colocó al Tábara en ventaja 0-1. Sin embargo, dos rápidas contras del Villalazán dieron la vuelta al marcador, poniendo al equipo local 2-1 arriba. A pesar de este revés, el UDC Tábara se mantuvo firme y en otra conexión entre Ioritz y Manu, lograron empatar 2-2 antes del descanso.

La segunda mitad continuó con la misma intensidad, y en un córner a favor del Tábara, Ioritz y Sesio combinaron para poner al equipo nuevamente al frente con un marcador de 2-3. A medida que Villalazán intentaba remontar, el Tábara resistió con determinación. Aunque Villalazán logró igualar 3-3, el Tábara no flaqueó.

En un momento crucial, Ioritz, actuando como asistente por tercera vez en el partido, lanzó un contraataque magistral que culminó en un gol de Manu desde el centro del campo, poniendo al Tábara 3-4 a solo 1 minuto y 11 segundos del final. A pesar de una falta que otorgó un doble penalti a Villalazán, el portero, Juan Luis, realizó un bloqueo magistral, asegurando la victoria para el Tábara.

Esta victoria no solo suma valiosos puntos, sino que también infunde al equipo y a sus aficionados un renovado sentido de optimismo y determinación. La gesta del UDC Tábara demuestra que, cuando se combinan habilidades técnicas, espíritu de lucha y una fe inquebrantable, los resultados pueden ser verdaderamente asombrosos. ¡1, 2 y 3 UDC!

PROMOCIÓN
>