En una jornada cargada de sentimientos encontrados, la localidad de Sesnández de Tábara se reunió en la mañana del 18 de agosto para rendir un conmovedor homenaje a Eugenio Ratón, un querido vecino que perdió la vida en el trágico incendio que asoló la Sierra de la Culebra hace un año. La ocasión fue marcada por momentos de recogimiento, reflexión y un profundo respeto hacia la memoria de Eugenio, quien dejó un legado imborrable en este pequeño rincón de la provincia.

El acto central de la jornada comenzó a las 09:00 h con la solemne bendición de una placa conmemorativa colocada en el lugar exacto donde se desencadenó la tragedia. Vecinos y familiares se congregaron en el lugar reflejando la solidaridad que ha caracterizado a esta localidad en tiempos de adversidad. Las palabras del párroco resonaron en el aire, recordándonos la importancia de honrar a aquellos que ya no están entre nosotros y de mantener viva su memoria.

La placa, que muestra el nombre de Eugenio Ratón junto a una breve, pero significativa dedicatoria, se erige como un recordatorio tangible de su presencia. Sus acciones y su espíritu solidario, marcados por el cuidado dedicado a su padre centenario y sus veranos en Sesnández, quedan ahora inmortalizados en este rincón especial que compartía con sus seres queridos.

La emotiva ceremonia continuó con una misa en la iglesia local, que se convirtió en un espacio de reflexión y reconciliación para todos aquellos que aún resienten la pérdida de Eugenio. Durante la homilía, el sacerdote destacó la valentía y el amor de Eugenio al regresar a Madrid para resguardar a su padre en medio de la adversidad, subrayando la profundidad de su sacrificio.

Eugenio Ratón, cuya vida quedó truncada llegando al Alto de Carmona, representó el espíritu de resistencia y solidaridad que caracteriza a las comunidades rurales. Su historia trasciende las páginas del tiempo, convirtiéndose en un ejemplo de coraje y devoción hacia la familia y la tierra que amaba. El homenaje de este día dejó en claro que su legado sigue vivo en el corazón de cada habitante de Sesnández de Tábara.

El homenaje del 18 de agosto de 2023 se convirtió en un momento de unidad, recordándonos la importancia de valorar a aquellos que han dejado una huella indeleble en nuestras vidas y en nuestros pueblos.

Recordando a Eugenio por Antonino Rodríguez

Aunque nos hemos saludado, buenos días nos da Dios a todos.

Este no es un momento de discursos. Es tiempo de presencia y de silencio. La familia de Eugenio, el pueblo entero que le vio nacer y esta sierra, hoy desfigurada, que le vio crecer, nunca olvidarán a una persona sencilla, discreta y sonriente con quien todos coincidimos en muchas ocasiones. Hay una escena que me parece muy oportuno recordar en este íntimo y entrañable momento. Eugenio, los últimos años, pasó mucho tiempo sentado a la puerta de la casa familiar junto a su madre Visita y a su padre Daniel. ¡Familiar y tierna imagen! Pues Eugenio, hoy sigue presente entre nosotros y se convierte en el reto para todos de saber compartir la enfermedad, la ancianidad, la sencillez y la esperanza en los momentos de dificultad, y con buen humor y esperanza. Cuantas veces le oímos: “es así, qué le vamos a hacer”. Y lo decía con una naturalidad asombrosa.

Junto a la presencia de Eugenio, el silencio, en estos momentos, nos invita a ir a la importante en la vida y a caminar por el sendero de la felicidad.

Antonino Rodríguez

PROMOCIÓN
>