Pertenezco al grupo de los invisibles:
Buenos días mundo, feliz Sábado
Un fin de semana duro, trabajando en sábado, somos los Ángeles custodios que Velamos por vuestra salud, sin nosotros sería una catástrofe el coronavirus,
“A nosotros siempre nos han llamado ‘los invisibles”, “ hay algunos comentamos que por qué no nos aplauden a nosotros”. Aun así seguiremos trabajando “24 horas al día, 365 días al año”.

Exif_JPEG_420

Pertenezco al grupo de los invisibles:
¿Quién nos limpia la basura? ¿Quién, literalmente, limpia la mierda de nuestras calles? Es una pregunta que se vuelve imperiosa cuando de la limpieza depende la profilaxis que evite el contagio, cuando la limpieza se vuelve, también, una cuestión de vida o muerte

Somos uno de esos sectores imprescindibles, que resulta curioso mencionar cuando todo duerme en la normalidad capitalista, porque deviene invisible a los ojos de la vulgata posmoderna, es el de la limpieza viaria. No nos engañemos, eso es así todos los días del año, pero solo desde hace un año nos hemos vuelto, dolorosamente, un poco más conscientes de ello. ¿Cómo trabajan los que limpian las calles? ¿En qué situación están? De nuevo, un asunto de clase.

Esto ya no sucede; que se han establecido turnos, para que ahora sólo trabaje al mismo tiempo el 50% del personal; que nos han indicado que tenemos diecisiete minutos para vestirnos con el uniforme en centro de trabajo, y un cuarto de hora para volver a casa, quince minutos para usar los vestuarios de los cantones. También cuento que ha habido gente con familiares de riesgo en casa que han ido a trabajar; en Alemania tenemos geles y líquido especial, que se usa para desinfectar las calles y para desinfectar los camiones, Se hacer una limpieza exhaustiva, dan un bote de desinfectante y los trabajadores lo aplicamos en los sitios “donde pensamos que vamos a tocar”. En horario nocturno se han generalizado los baldeos mixtos (un operario con la manguera y otro en el camión).

 Las limpiadoras y los limpiadores, pues, combatimos el virus en las calles, muchas veces con medios precarios y con una situación previa de precariedad laboral y vital. Nosotros somos los recolectores de residuos patológicos, vamos a los hoteles, Hospitales, Residencias de ancianos que funcionan como centro de aislamiento para enfermos con Covid, hospitales de la Ciudad de Wuppertal (Alemania) recogiendo residuos hospitalarios. Los llevamos a una planta de tratamiento de residuos patológicos en Wuppertal donde el covid y otros virus son incinerados para que los residuos puedan ser tratados. La mayoría de los compañeros de trabajo  tuvieron coronavirus. Dicen que al igual que los médicos, estamos en la línea de fuego en esta pandemia, si bien somos trabajadores esenciales, reclamamos ser vacunados al igual que los trabajadores de la salud, por la exposición al virus que tiene al mundo de rodillas.

Con todos mis deseos que tengáis un buen fin de semana

Artículo anteriorOficios en declive
Artículo siguienteDel 10 de junio al 5 de julio se establece el plazo para inscribirse en las universidades públicas de Castilla y León para el próximo curso 2021-2022