Ayer, 18 de enero de 2022, siendo las 21: 30 horas, a la edad de 98 años, fallecía en el Hospital de O Barco (Ourense) el obispo dimisionario de Magangué (Colombia) Mons. Eloy Tato Losada. Había nació en Villadequinta (Ourense), diócesis de Astorga, el 6 de septiembre de 1923, siendo el menor de cinco hermanos.

Estudió en el Seminario de Astorga, recibiendo la ordenación sacerdotal el 15 de junio de 1946. Durante seis años ejerció el ministerio parroquial en la zona gallega de la diócesis como ecónomo de Alberguería (aldea actualmente anegada por las aguas del embalse que lleva el mismo nombre), y encargado también de las parroquias de Meda, Prada, Riomao, Curixido y Vilaboa, todas ellas pertenecientes al concello ourensano de A Veiga do Bolo.

El 8 de octubre de 1952 se incorporó al Seminario de Misiones en Burgos y, al año siguiente, se consagró definitivamente al Instituto Español de Misiones Extranjeras (IEME). Inmediatamente, fue enviado al Vicariato Apostólico de San Jorge (Colombia) y se le nombró profesor en el Seminario Mayor del Vicariato. En el año 1956 es nombrado rector y profesor de Teología del Seminario Mayor y cuasi-párroco de San Benito Abad. Al mismo tiempo, atiende al Instituto Femenino de Damas Catequistas. Tres años después es nombrado Provicario Apostólico de San Jorge.

El 3 de mayo de 1960, cuando tenía poco más de treinta y seis años, fue preconizado obispo titular de Cardicio y vicario apostólico de San Jorge, convirtiéndose en el obispo más joven del mundo. Su ordenación episcopal tuvo lugar en la catedral de Astorga, el 25 de julio de 1960, de manos del nuncio Ildebrando Antoniutti, que estuvo asistido por el obispo asturicense José Castelltort y por José Lecuona, obispo titular de Vagada y superior general del IEME. Como lema episcopal eligió: “Charitas, gaudium, pax”.

Cuando San Pablo VI creó la diócesis de Magangue por la bula “Recta sapiensque”, Mons. Eloy fue de-signado como primer obispo de la misma. Era el 25 de abril de 1969. En ella trabajó intensamente hasta el 31 de mayo de 1994, fecha en que fue aceptada su renuncia por motivos de salud. A partir de entonces, se retiró a la pequeña aldea Valdeorense de Villadequinta donde siguió apoyando la acción pastoral de la zona con la generosidad, alegría y paz que siempre destiló, en consonancia con su propio lema episcopal.

Con D. Eloy, se nos ha ido el último obispo vivo que quedaba y que había participado en las 4 sesiones del Concilio Vaticano II. Con él se nos ha ido un hombre de Dios, un hombre de fe profunda, caritativo alegre y pacífico. Se nos ha ido a la Casa del Padre un misionero que tenía clara su misión y que la afrontó con valentía (en una ocasión fue encañonado por unos terroristas); un obispo trabajador infatigable que amaba a la Iglesia y buscaba incansablemente obreros para la viña del Señor, un hombre generoso y pobre que no se reservó nada para sí. D.E.P. el pastor bueno y fiel.

Mons. Eloy Tato se vela en el Tanatorio de Santa Rita, en la localidad de O Barco de Valdeorras (Ourense). La Misa de Funeral tendrá lugar el viernes 21, a las 12 h, en la iglesia de Santa Rita, en dicha localidad. Seguidamente, será inhumado en el cementerio de su localidad natal de Villadequinta.

Artículo anteriorEl basurero español que pone rostro a los inmigrantes en Alemania.
Artículo siguienteFernández Mañueco: “Me comprometo a rebajar el tramo autonómico del IRPF a todos los contribuyentes y a crear nuevas deducciones por residir en zonas rurales en riesgo de despoblación”