En el encuentro semanal, la Plataforma por una Sanidad Pública Digna de la Zona Básica de Salud de Tábara se reunió una vez más para abordar las preocupaciones crecientes sobre el deterioro de la atención médica en la región. Entre palabras de ánimo para un compañero enfermo y llamados a la acción, surgieron denuncias y reflexiones que destacan la urgencia de la situación.

Uno de los temas principales que abordaron fue el cierre abrupto de los servicios de guardia de farmacias en las áreas de Vidriales del Tera y Vidriales desde el inicio de este año. Este cierre, según indicaron, fue una decisión tomada por la Consejería de Sanidad, dejando a 44 localidades sin acceso a este servicio vital. Esta medida se suma a una serie de recortes y clausuras de servicios de salud pública en la región, que han dejado a comunidades enteras desatendidas.

La ausencia de farmacias de guardia no solo representa una dificultad logística para los residentes, que ahora enfrentan largos desplazamientos para acceder a medicamentos urgentes, sino que también plantea riesgos de seguridad, especialmente para los ancianos que deben viajar largas distancias durante la noche. La indignación ante tales recortes en servicios esenciales de salud resonó en cada palabra pronunciada por los miembros de la plataforma, quienes exigieron un alto a estas medidas que ponen en peligro la salud y la seguridad de la población.

PUBLICIDAD

Otro aspecto crucial que se abordó fue el agotamiento y malestar de los profesionales de la salud, especialmente aquellos que trabajan largas horas sin descanso en turnos de guardia. La carta de la Doctora Tamara, compartida durante la reunión, dio voz a las preocupaciones de muchos médicos y enfermeras que enfrentan condiciones laborales extenuantes que ponen en riesgo tanto su salud como la de sus pacientes.

En su carta, la Doctora Tamara destacó la urgencia de reformar el sistema de jornadas médicas, señalando que países como el Reino Unido, Suiza, Francia e Islandia ya han adoptado medidas para limitar las horas de trabajo de los profesionales de la salud. La falta de acción por parte de las autoridades, subrayó, contribuye a una fuga de talentos que amenaza la estabilidad y calidad del sistema sanitario.

La plataforma instó a los líderes políticos, tanto a nivel nacional como autonómico, a priorizar la salud pública sobre intereses políticos y a tomar medidas concretas para mejorar las condiciones laborales de los profesionales de la salud y garantizar una atención médica de calidad para todos los ciudadanos.

En un llamado a la acción, la Plataforma por una Sanidad Pública Digna de la Zona Básica de Salud de Tábara reafirmó su compromiso de luchar por un cambio profundo en el sistema sanitario, asegurando condiciones laborales justas para los profesionales y una atención médica digna para todos. Con el apoyo continuo de la comunidad y la visibilidad proporcionada por los medios de comunicación, prometieron seguir adelante en su lucha hasta lograr sus objetivos.

El próximo sábado, como en cada reunión semanal, la plataforma se reunirá una vez más, decidida a mantener viva la llama de la esperanza y la lucha por una sanidad pública digna en la región.

Publicidad

.

Publicidad