En el corazón de la lucha por una sanidad pública digna en la Zona Básica de Salud de Tábara, cada sábado comienza con un mensaje de apoyo y solidaridad hacia uno de sus compañeros, Paco, quien se encuentra en proceso de recuperación. Un gesto que refleja la unión y el respaldo mutuo entre los profesionales de la salud y la comunidad a la que sirven.

Sin embargo, tras los mensajes de aliento, la preocupación es palpable. Se ha evidenciado un deterioro en la calidad asistencial que enciende las alarmas entre los miembros de esta plataforma. Recientes acuerdos entre Sacyl y el Sindicato Médico apuntan a una necesaria mejora en las condiciones laborales de los Médicos Internos Residentes (MIR), quienes se encuentran entre los peor remunerados de toda España en Castilla y León.

El acuerdo, que busca igualar las retribuciones de los MIR a la media nacional, se ha firmado tras largas negociaciones y reclamos por parte de los profesionales de la salud. La pregunta que surge es inevitable: ¿Por qué se ha tardado tanto en aplicar este acuerdo y en qué medida ha afectado la salida de profesionales de la región durante este tiempo?

PUBLICIDAD

La plataforma no duda en cuestionar la falta de transparencia por parte de las autoridades sanitarias, señalando la discrepancia entre las afirmaciones del consejero de Sanidad, Alejandro Vázquez, y la realidad vivida por los profesionales en cuanto a las condiciones salariales. La subida acordada, aunque significativa, es vista como insuficiente para retener talento y garantizar una atención sanitaria de calidad.

Además, se subraya la necesidad urgente de una reforma profunda en el sistema sanitario, enfocada en asegurar condiciones laborales justas para todos los profesionales de la salud, desde médicos hasta enfermeros. La falta de relevo generacional en ciertas especialidades es otra preocupación que no pasa desapercibida, especialmente en áreas cruciales como la atención primaria.

La plataforma hace un llamado tanto al Gobierno central como a las administraciones autonómicas para que tomen medidas urgentes ante el inminente riesgo de una escasez de profesionales sanitarios en la región. La privatización de la sanidad pública es vista como una amenaza que debe ser enfrentada con determinación y unidad por parte de la sociedad.

En última instancia, la plataforma agradece el apoyo continuo de la comunidad y la visibilidad proporcionada por los medios de comunicación, reafirmando su compromiso de seguir luchando hasta lograr una atención sanitaria digna para todos. Con el frío o el calor, su determinación persiste, demostrando que la voz de quienes defienden una sanidad pública de calidad no será silenciada.

Principio del formulario

Publicidad

.

Publicidad