El cráneo del patrón de los enamorados que llegó a la Colegiata en 1545 gracias a Diego Enriquez, capellán del Emperador Carlos V, este año queda expuesto durante este domingo para su veneración y adoración a distancia, ya que la pandemia y las extremas precauciones con este tipo de reliquias se han postergado debido a la lógica solución de NO contacto. Solo 50 fieles en las dos misas del día y los que puedan acceder al templo de forma ordenada a cuenta de las visitas turísticas, podrán ver la reliquia. Pese a la fama universal de que goza el santo, son muchos zamoranos que desconocen que la Colegiata de Toro custodia desde el siglo XVI una valiosa y famosa reliquia: el cráneo de San Valentín, patrón de los enamorados y cuya festividad se celebra hoy, 14 de febrero. 

Leer más en ZN