Javier El estudiante –3 de abri lde 2015.

Con la llegada de la subida de las temperaturas luego de un invierno duro y el retorno de los muchos tabareses repartidos por el mundo, las terrazas de Tábara comienzan a llenarse de clientes.

En la tarde de ayer lucían un fenomenal aspecto, y es que los días festivos de Semana Santa y el retorno de ciudadanos de la Villa, contribuyeron a dar una imagen más festiva al pueblo y también a que los bares y negocios tuvieran un incremento en sus visitas.

De esta forma, si el clima sigue contribuyendo, estos días serán muy importantes para los establecimientos de Tábara y también para sus ciudadanos, puesto que es  aquí donde habitantes y “forasteros” podrán ponerse al día de sus andanzas y anécdotas de todo este tiempo que han estado separados por la distancia, aunque seguramente unidos por las redes sociales.