SAF- 08 de marzo de 2016.

SAF 150613 0039

Ayer, por segunda vez, se celebró en Faramontanos un pleno extraordinario con un solo punto en el orden del día, el «escrito de renuncia a la alcaldía de don Felipe Núñez Alonso»

En la impugnación anterior los socialistas defendían que según la normativa de la Ley de Régimen Local, el alcalde puede delegar el ejercicio de sus atribuciones «salvo las de convocar y presidir las Sesiones del Pleno, entre otras», por lo que al no presidir D. Felipe Núñez la sesión, entendían que no era válida.

SAF 150613 0052En esta ocasión, al haber dimitido el popular Felipe Núñez Alonso y no haber alcalde, D. Carmelo Boya Colino, como teniente alcalde convocó y presidió este plano extraordinario, tal como corresponde en estos casos, “asumir las funciones de la Alcaldía en casos de ausencia o enfermedad”, nos comentan fuentes municipales. Sin embargo, nada más terminar el Pleno, los tres ediles de la oposición, Jacobo Ferrero Colino y Mercedes Alonso Pascual del PSOE y Ceferino Blanco Alonso presentaban un nuevo escrito en la Secretaría-Intervención para impugnar de nuevo este acto.

Si bien en este momento, tras la dimisión de D. Felipe Núñez Alonso, las fuerzas políticas en Faramontanos están empatadas, tres del PP y en la oposición dos del PSOE y uno del Prepal, por lo que en caso de empate en primeras votaciones, habría que ir a una segunda votación donde el alcalde de la lista con más sufragios en las elecciones celebradas sería quien asumiera la alcaldía, en este caso el PP.

Es decir, estamos “mareando la perdiz”, para llegar al final con un solo y único resultado, un nuevo alcalde del PP y entre tanto la vida política en Faramontanos de Tábara sigue paralizada.