En un gesto de solidaridad y colaboración, la Biblioteca Pública de Zamora ha dado inicio a su tan esperado Mercadillo Solidario el pasado viernes 1 de marzo. Este evento anual no solo promueve la lectura y el acceso a los libros, sino que también busca hacer una diferencia tangible en la comunidad al recolectar alimentos y productos de higiene para aquellos que más lo necesitan.

Ubicado en la planta baja de la biblioteca, el Mercadillo Solidario es un crisol de historias esperando ser descubiertas. Las mesas están repletas de libros de todas las temáticas y géneros, listos para ser intercambiados por una contribución altruista. ¿El precio de entrada a este festín literario? Un simple kilo de alimentos no perecederos, ya sea arroz, macarrones u otros productos básicos de la despensa, o incluso productos de higiene y cosmética.

La mecánica es sencilla y eficiente: los visitantes pueden explorar los libros, elegir aquellos que deseen llevarse a casa y depositar su contribución en las cajas dispuestas para tal fin. Este acto de generosidad no solo beneficia a aquellos que acceden a nuevos tesoros literarios, sino que también alimenta la esperanza y la dignidad de quienes reciben estos alimentos y productos esenciales.

PUBLICIDAD

Pero la solidaridad no se detiene en la puerta de la biblioteca. Junto al Mercadillo Solidario, se encuentra la tradicional Biblioteca Quitapenas, una iniciativa ingeniosa que busca aliviar las sanciones por retrasos en la devolución de libros. ¿La moneda de cambio para redimir estas multas? Nuevamente, alimentos no perecederos o artículos de higiene. Esta brillante idea no solo promueve la devolución puntual de los materiales prestados, sino que también transforma las sanciones en acciones benéficas.

Una vez concluido el evento, la generosidad de los usuarios se extiende aún más. La biblioteca coordinará con el Banco de Alimentos de Zamora para la recolección y distribución de todas las donaciones, asegurando que lleguen a quienes más lo necesitan en la comunidad.

En un mensaje de agradecimiento a todos los participantes, la Biblioteca Pública de Zamora enfatiza la importancia de la colaboración y el espíritu comunitario. Este Mercadillo Solidario no solo enriquece las estanterías de los lectores, sino que también alimenta los corazones y las esperanzas de quienes lo hacen posible.

En tiempos de incertidumbre, gestos como estos demuestran que la solidaridad y el apoyo mutuo son más fuertes que nunca en la comunidad de Zamora.

Publicidad

.

Publicidad