Aitor Fernández

El UDC Tábara inauguraba la segunda vuelta de la Liga Zamora Futsal en su feudo, el Municipal de Tábara, en un enfrentamiento que prometía emociones fuertes desde el pitido inicial. Las expectativas estaban en el aire, alimentadas por la posibilidad de observar la evolución del conjunto local con respecto al enfrentamiento de la primera vuelta, donde el Fútbol Sala Rabanales había dominado con claridad, imponiéndose por un contundente 6-1.

El partido arrancó con un Fútbol Sala Rabanales enérgico y dominador, ejerciendo una presión constante sobre la portería local. Los primeros compases fueron un asedio continuo por parte de los alistanos, quienes buscaban abrir el marcador cuanto antes. Sin embargo, la sólida defensa del UDC Tábara, respaldada por una destacada actuación en la portería, logró contener los embites visitantes, concediendo únicamente un gol en esta fase inicial del encuentro.

Mediada la primera parte, con el tanto a favor del equipo visitante, el banquillo local decidió detener el juego para reagruparse y corregir algunos aspectos tácticos. Esta pausa estratégica surtió efecto, pues tras el tiempo muerto, el UDC Tábara mostró una reacción enérgica, cambiando el rumbo del partido a su favor. Los dirigidos por Óscar Arias y Marcos San Primitivo desplegaron un juego directo y contundente, logrando voltear la situación a su favor. Los goles de Manu, con un doblete, además de las anotaciones de Borja y Christian, consolidaron una ventaja de 4-1 para el UDC Tábara, que supo sobreponerse a un inicio complicado.

Sin embargo, en los últimos compases del primer tiempo, el Fútbol Sala Rabanales no se rindió y logró acortar distancias con dos goles rápidos, dejando el marcador en un ajustado 4-3 al final de la primera mitad, con un tanto en propia puerta que mantuvo la incertidumbre hasta el descanso.

El golpe recibido al final del primer tiempo obligó al UDC Tábara a adoptar una postura más defensiva en la segunda mitad, lo que permitió al Fútbol Sala Rabanales desplegar un juego ofensivo más directo. Los locales se vieron presionados en la salida del balón, lo que limitó sus oportunidades de ataque y favoreció el control del juego por parte de los visitantes.

Finalmente, el Fútbol Sala Rabanales logró igualar el marcador, situando un 4-4 en el electrónico tras un saque de banda que sorprendió a la defensa local. El empate prevaleció hasta el pitido final, reflejando la igualdad de fuerzas sobre el terreno de juego.

Con este resultado, el UDC Tábara cierra su primer encuentro de una serie de tres que se disputarán consecutivamente en el Municipal de Tábara. El equipo invita a toda su afición a continuar apoyándolos en su próximo enfrentamiento el sábado 17 de febrero a las 18:30, cuando recibirán al experimentado equipo zamorano Fisiolife Rte. Marta, en lo que promete ser otro emocionante duelo en la Liga Zamora Futsal.

Aitor Fernández

PROMOCIÓN
>