Tábara, 15 de Agosto 2013

Un buen susto se llevó una familia tabaresa al ordenar el baúl  de la abuela y de repente encontrarse con una granada. De inmediato pusieron el hacho en manos de la guardia civil, que una vez presentados en el lugar de los hechos pudieron comprobar que el artefacto estaba desactivado y no corría ningún peligro.

Lo dicho solo un susto, AFORTUNADAMENTE.

La Redacción