Tábara, un municipio enclavado en la Sierra de la Culebra, se encuentra en camino de recibir un viento fresco de cambio y desarrollo gracias a una iniciativa que fusiona la conservación del medio ambiente con el fomento del turismo local. A través de una ayuda de aproximadamente 300.000 euros provenientes del Plan de Recuperación y Resiliencia del Gobierno de España, y respaldados por los fondos Next Generation UE, Tábara está destinado a erigir un Centro de Interpretación de la Biodiversidad que promete catapultar la región hacia un futuro más sostenible y atractivo.

En una colaboración estratégica entre el Ayuntamiento de Tábara y la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, el proyecto toma forma dentro del marco específico destinado a las Reservas de la Biosfera. Con Tábara siendo parte integral de la mayor reserva de la Biosfera en España, la «Meseta Ibérica», el potencial ecológico y turístico de esta iniciativa se vuelve aún más prometedora.

Las etapas primordiales para la concreción del Centro de Interpretación comprenderán la restauración de las estructuras ya existentes en el paraje de «La Folguera», la creación de una «escape room» en estas instalaciones y la ejecución de actividades forestales en los alrededores.

Además, se prevé la implementación de programas educativos ambientales en línea, permitiendo a los interesados ​​acceder a una formación valiosa sobre la biodiversidad local y la importancia que esta tiene en la zona.

Una distribución ponderada de los fondos asignados subraya la relevancia de cada etapa. Aproximadamente 80.000 euros se dedicarán a las operaciones forestales que contribuirán a restaurar y mantener los ecosistemas naturales que nos rodean. La rehabilitación del conjunto de edificaciones de La Folguera contará con un presupuesto de 146.000 euros, enriqueciendo la infraestructura existente para promocionar la zona. La creación de una «escape room», con una inversión prevista de 64.000 euros, promete ofrecer una experiencia única y educativa que sumerja a los participantes en la rica biodiversidad de la Sierra de la Culebra. Por último, la formación en línea, valorada en 7.000 euros, garantizará que el conocimiento sobre la importancia de la conservación llegue a una audiencia aún más amplia.

El entusiasmo en la localidad es palpable, y el alcalde de Tábara, Antonio Juárez, alcalde socialista, expresó su alegría ante este hito significativo. En palabras de Juárez: «Es una muy buena noticia para nuestro pueblo. Se trata de un proyecto motor para el turismo de la zona de Tábara, zona tan necesitada de recursos internos, y, por fin, con este proyecto, se iniciará el camino para la recuperación de nuestra tierra».

El alcalde no solo vislumbra el impacto local, sino también una visión de colaboración regional. Como añade Juárez: «Ya hemos mantenido reuniones con otras reservas de la biosfera como la del Alto Bernesga, con la que tenemos una buena relación, para realizar actividades conjuntas que benefician a nuestros pueblos«. Esta mentalidad de cooperación abre puertas hacia un futuro donde la conservación, el turismo sostenible y el desarrollo local se entrelazan para el bienestar de toda la región.

A medida que Tábara avanza hacia la ejecución del Centro de Interpretación de la Biodiversidad de la Sierra de la Culebra, queda claro que este proyecto trasciende las fronteras de lo local para convertirse en un faro de esperanza y un ejemplo de cómo la inversión en la biodiversidad puede dar lugar a un renacimiento ecológico y económico. Con cada paso adelante, Tábara demuestra que la unión entre conservación y turismo no es solo viable, sino también esencial para un futuro más brillante y sostenible.

PROMOCIÓN
>