• El evento tendrá lugar en la Plaza El Prado, junto al restaurante, el 3 de febrero, sábado, a las 11:00 h, con platos de degustación del cerdo y vino. Al finalizar la fiesta habrá la posibilidad de degustar un menú del cerdo en el Restaurante.

Hasta hace unas décadas, la matanza representaba una necesidad vital para muchas familias durante los crudos meses de invierno. Sin embargo, con el tiempo, esta práctica ha evolucionado de una necesidad básica a una celebración arraigada en la rica historia de muchos pueblos. En este contexto, el Restaurante El Roble de Tábara ha asumido el papel de guardián de tradiciones al organizar, por décimo cuarto año consecutivo, la tradicional matanza, programada para el próximo 3 de febrero, sábado.

La matanza, antaño una necesidad para abastecerse de proteínas esenciales durante todo el año, se ha transformado en un evento que va más allá de la simple provisión de alimentos. En su apogeo, la matanza no solo aseguraba el sustento de las familias durante los días más difíciles del invierno, sino que también se convertía en un acto social y lúdico. Uniendo a familiares y amigos alrededor de una tarea común, la matanza se erigía como una tradición que algunos se esfuerzan por mantener viva.

El Restaurante El Roble, consciente de la importancia de preservar estas costumbres, ha estado celebrando la tradicional matanza en Tábara durante los últimos diez años. Este año, el 3 de febrero, sábado, no será la excepción, ya que el restaurante busca mantener viva la llama de estas tradiciones que alguna vez fueron cruciales para muchas familias.

Los participantes y amigos de este evento único serán recibidos con deliciosas viandas, como es ya costumbre en este encuentro. El buen vino también será protagonista para hacer frente al frío invernal. Más allá de la simple alimentación, la matanza en Tábara se convierte en una experiencia compartida, en la que se disfruta de la compañía de seres queridos y amigos mientras se rinde homenaje a las costumbres que han perdurado a lo largo del tiempo.

La matanza no solo es una tradición culinaria, sino también una conexión con las raíces y la historia de la tierra. Después de despiezar el animal, las familias contaban con los nutrientes esenciales para sobrellevar el año venidero. Es una práctica que ha resistido la prueba del tiempo y que, en manos del Restaurante El Roble, se convierte en una experiencia gastronómica que rinde homenaje a esos sabores tradicionales que perduran en la memoria colectiva.

El menú tradicional ofrecido por el Restaurante El Roble será una selección cuidadosa de productos del cerdo, recordando a los comensales los sabores auténticos de tiempos pasados. Esta iniciativa, lejos de caer en el olvido, busca preservar las tradiciones que alguna vez fueron fundamentales para muchas familias. Actos como este en Tábara son testimonios vivos de la importancia de honrar nuestro pasado, manteniendo viva la llama de las tradiciones que han dado forma a nuestras vidas.

PROMOCIÓN
>