Tábara, 20 de octubre 2013

La guinda de los festejos de Santa Eulalia en honor a Santo Tomás Apóstol, la pusieron ayer tarde 12 majestuosos caballos perfectamente acoplados con sus jinetes tanto en la doma clásica como vaquera, consiguiendo un equilibrio y armonía en las ejecuciones de las órdenes que hicieron las delicias de los numerosos espectadores.

Los caballos hicieron en todo momento tal alarde de tranquilidad , que unidos a la agilidad y flexibilidad, llegaron a formar un binomio con los jinetes, que rondaba la perfección.

El Centro ecuestre MORANTES, ha paseado este arte por toda la geografía española, visitando los mejores salones y ferias con una puesta en escena donde se funden arte a caballo, dominio y elegancia, tres elementos propios y muy singulares de nuestra tierra. Composición ésta, capaz de cubrir las más exigentes expectativas de expertos y aficionados, a juzgar por el entusiasmo del público de Santa Eulalia, entregado y atento en todo momento a cada movimiento, tanto de la garrocha, la doma vaquera o la alta escuela, disfrutando de la consecución perfecta entre la danza y esos coloridos ejercicios a caballo o los espectaculares trabajos al a mano.

Santiago Andrés