Un año más, como manda la ancestral tradición, Tábara vivió la representación de los Reyes Magos que guiados por una estrella llegaron hasta el mismo portal del recién nacido para adorarle y rendirle honores de Rey.

Herodes, que se entera por el revuelo que estos tres personajes han organizado en su corte, intenta persuadirles de que vayan en busca del Rey de los Judíos y vengan sin tardanza a comunicarle el paradero de este niño, para poder él también ir a rendirle honores.

Sin embargo, un ángel, les advierte de las malas intenciones del malvado Rey Herodes, no solo de intentar acabar con el Niño, sino que ellos mismos están en peligro y les insta a salir cuanto artes hacia sus tierras de origen, sin aparecer por el palacio de Herodes.

El mismo ángel, advierte también a María y a José para huyan con urgencia hacia Egipto antes de que Herodes los encuentre.

Herodes, al verse burlado por estos magnates, no aguanta la ofensa y termina quitándose la vida.

Esto es a grandes rasgos lo que cada año sucede en Tábara, único lugar de la comarca donde se representa este Auto, que data de tiempos ancestrales. Supuestamente en tiempos de la guerra se paralizó y en año 1963, se retomó y hasta la fecha sigue cada año con más fuerza.

Ayer amaneció el día con densa niebla, pero no fue obstáculo para que Auto se representara con toda la normalidad y a pesar del frío. Tanto actores como público, aguantaron estoicamente el temporal y disfrutaros de la representación, como cada año.

Galería de fotos del Auto de los reyes Magos de Tábara – Fotos: SAF