Mari Jose

Escalofriante melodía a los pies de la Sierra de la Culebra y de los Montes que rodean Tábara.

Enhorabuena y nuestra gratitud infinita a los organizadores y músicos participantes en el concierto celebrado hoy a las 8 de la tarde en Tábara, en el auditorio Leticia Rosino, por calmar nuestras almas desconsoladas, rotas, mutiladas.

Que sirva de alivio y de consuelo, allá donde estén, por tanto, dolor ocasionado a todos los animales muertos, heridos, huidos, conmocionados…

Es como una pequeña tilileante llama de esperanza en el paisaje desolado y asolado que nos ha quedado.

Pequeños grandes gestos como este Concierto del 28 Curso Internacional de Técnica e Interpretación para instrumentos de viento y cuerda de Zamora, que homenajeaba a los participantes en la extinción de los incendios en la comarca de Tábara, a los que estaremos siempre agradecidos, hacen que podamos y debamos seguir creyendo en el género humano, a pesar de este desastre cuya inconcebible magnitud podría haberse evitado.

Mari Jose

Artículo anteriorFerreras de Abajo celebra la fiesta de la juventud
Artículo siguienteLa Junta incrementa en más de un 35 % las ayudas quinquenales a titulares de terrenos forestales para la prevención de incendios, hasta alcanzar los 68 M€