«Todo lo que necesitas es amor. Pero un poco de chocolate aquí y allá no hace mal».
(Charles M. Schulo )

Que levante la mano todo el que se confiese adicto al chocolate! Estoy seguro de que no me quedo solo con la mano en alto. Y es que, amigos y amigas, el chocolate nos quita de más de un apuro en infinidad de ocasiones: en época de exámenes, en los momentos previos a una importante entrevista de trabajo, cuando estamos esperando una gran noticia y ya no nos quedan uñas, etc. Por no mencionar la de sobremesas que habrá presidido con el cafecito de rigor. Particularmente me declaro muy, muy fan del chocolate en todas sus formas y texturas: a la taza, en tableta, con avellanas, almendras, galleta, con un toque de naranja… ¡son tantas las combinaciones que podemos encontrar hoy en día en las estanterías del súper que me puedo tirar largos minutos hasta decidirme por una! Lo confieso: no puedo vivir sin el chocolate. ¿Es grave, doctor?

EL CHOCOLATE RITTER SPORT – ADICTO AL CHOCOLATE

Los Ritter Sport son una marca de chocolates que fueron creados por Clara y Alfred E. Ritter en el año 1912. La fábrica se ubicó en la pequeña ciudad de Kanstatt, en el estado de Baden Württemberg.

Los primeros chocolates de esta pareja se vendían bajo el nombre de AlRiKa Krem Schokolade que es el acrónimo de Alfred Ritter Cannstatt.

20 años más tarde a Clara se le ocurrió la idea de hacer unos chocolates de un tamaño más pequeño de lo normal, que las tabletas pudiesen caber en el bolsillo de una chaqueta deportiva, pero que la cantidad de chocolate no disminuyese. Y de ahí salió la forma actual, cuadrados y un poco más gordos que el resto de tabletas de chocolate, algo muy práctico, ya que se rompen con menos facilidad.

A demás de la forma, también cambiaron el nombre, que pasó a ser Ritter´s Sport Schokolade.

Durante la Segunda Guerra Mundial la producción fue disminuyendo de forma paulatina hasta que en 1940 se suspendió y unos años más tarde, en 1946 comenzaron a producirlos de nuevo. En 1952 Alfred Ritter murió, y es su hijo el que tomó los mandos de la empresa. 7 años más tarde fallece Clara.

En los años 70 comenzaron a pensar más en la publicidad, hicieron una pequeña modificación en el nombre, Ritter Sport Schokolade y añadieron un slogan, el cual no se ha cambiado desde entonces, Quadratisch, praktisch, gut – Cuadrado. Práctico. Bueno.